Saltar al contenido
Towla 24

Vacunacin: Entre el desbarajuste y la inclusin

abril 19, 2021


La Comunitat Valenciana inici ayer el proceso de vacunacin masiva en los cuatro grandes centros que se han capacitado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, la Ciudad de la Luz de Alicante, la Institucin Ferial Alicantina (IFA) de Elche y el Asistencia y Palacio de Congresos de Castelln.
Morell EFE

Si no es posible acelerar el ritmo de inmunizacin al no ocurrir vacunas suficientes, y siquiera se facilita la participacin de quien puede ser un complemento en la logstica de la vacunacin, se traslada una sensacin de desbarajuste que pudiera atrasarse el calibre de los objetivos: preservar la vitalidad y sostener la economa.

De las cuatro vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento, dos (Pfizer y Moderna) han tenido retrasos en la produccin y deuda en los plazos de entrega, y las otras dos (AstraZeneca y Janssen) han sufrido incidencias de distinta intensidad, lo que se ha traducido en una dilacin del plan de inoculacin. La investigacin, ampliación y produccin de las vacunas han sido realizados por empresas privadas, si aceptablemente algunas han recibido importante apoyo pblico (AstraZeneca) y otras no lo han aceptado (Pfizer).

La importación centralizada de las vacunas, asumida por la Comisin Europea, ha adolecido de una organización apropiada, al ocurrir antepuesto negociar el precio a respaldar el suministro. Nadie se molest en calcular el coste que supona tener la economa parada, como s hicieron Israel, Reino Unido y Estados Unidos. Al repetirse situaciones ya vividas en el pasado fresco, volva el zigzagueo en la toma de decisiones, los colapsos hospitalarios y los confinamientos discutibles, sobre todo en actividades esenciales. As que no se hicieron esperar los reproches de pases que no recibieron las dosis convenidas en los plazos previstos, ni la incertidumbre de ciudadanos temerosos por la aparicin de mercancía secundarios, aunque fueran en porcentajes insignificantes de la poblacin vacunada.

Esto lleva a los ms combativos a programar cuestiones: por qu no se puede eximir la adquisicin y administracin de las vacunas? Si las vacunas estn contrastadas por la Unin Europea y se aplican todas las garantas exigibles para la correcta vacunacin, mxime existiendo vacunas que no necesitan cadenas de fro extremas, qu importa que las adquieran empresas para inocular a sus trabajadores?

Hasta que decay el control gubernamental, no se pudo ordenar la importación de mascarillas, gel hidroalcohlico o respiradores. Se desaconsej a las empresas hacer test rpidos de deteccin del coronavirus a sus empleados para, ms tarde, el Ejecutante incautarse de aquellas que se haban comprado.

Un buen nmero de empresas son agentes activos en la vacunacin de la resfriado, al comprar y encargarse de inocularlas a sus empleados. Y como resultado: el disparate. Pueden comprar y inocular de resfriado, pero no de coronavirus.

Cerrar las puertas a lo privado no es buena aviso en tiempos de pandemia, pero la emergencia en inmunizar a la poblacin no evita la trifulca poltica. En esta ocasin, en torno a la “privatizacin” en la distribucin de las vacunas subyace cierta aprensin a que se pueda sustraer a lo pblico para vendrselo a lo privado. Lo que exigira un severo control por las autoridades sanitarias.

Eso podra ayudar a entender que el Gobierno espaol haya rechazado, de tiro, la propuesta de un gobierno autonmico insurrecto, para que las empresas, por su cuenta y aventura, adquieran vacunas y las administren a sus plantillas laborales.

Esta impugnacin se ha conocido atenuada por el anuncio del ministro de Seguridad Social, de aclarar la puerta a la colaboracin, a travs de un convenio con las mutuas de accidentes de trabajo que “tienen personal taza y locales que podran ponerse a disposicin de las autoridades sanitarias de las comunidades autnomas”. El Ejecutante, al tiempo que confirma su reto por la importación centralizada y destaca las capacidades del Sistema Doméstico de Lozanía, pone como ejemplo la ltima campaa de la resfriado, en la que fueron administradas 14 millones de dosis en tres meses.

Regular la participacin del sector privado

El hecho de que las empresas puedan comprar y inocular a sus empleados no exime al Estado de la obligacin de poner todos los medios para inyectar lo ms rpido posible a todos los ciudadanos que as lo deseen. La cuestin est en regular correctamente la participacin del sector privado en un tema estratgico como ste.

El esencia del paternalismo lleva a los insumisos a inquirir: por qu los gobiernos tienen que monopolizar las vacunas? Lo que hagan las empresas, la sanidad privada y las mutuas patronales es asunto suyo y a nadie perjudica. Si hay ciudadanos que estn dispuestos a fertilizar de su saquillo un precio por vacunarse, quin tiene la autoridad ético de impedrselo? Los que, con recelos ideolgicos, se muestran remisos a complementar el sistema pblico, desconocen cmo funcionan las grandes empresas. Aunque slo fuera por su propio inters; inmunizaran a todo su personal. Si encima asumen el coste, mejor para las arcas pblicas.

Las compaas estadounidenses estn pagando a sus empleados para que se vacunen. A medida que se ampla esa opcin, proliferan los incentivos. Lo que se est debatiendo es si las empresas deben imponer sus intereses, obligando a sus trabajadores a ser vacunados. Esto puede programar riesgos de distinta naturaleza: que los directivos puedan nominar un tipo de vacuna y los trabajadores rasos no tengan esa posibilidad; y que el incentivo econmico sea un precedente peligroso por el que, en el futuro, un patrón pueda trastornar el orden: ‘vitalidad primero’, a lo contrario.

El doble objetivo, preservar la vitalidad y sostener la economa, se consigue achicando el nmero de ciudadanos que pueden/se pueden contagiar. Pero frente a la angustia de un nuevo repunte en la curva de contagios, alguno mosqueado podra rezongar: “Antaño muertos que vacunados?”

Asegurar al que piensa dispar: “no y punto”, es un mal deporte. As que bienvenida la inclusin.

(function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0];if(d.getElementById(id))return;js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=”https://connect.facebook.net/es_ES/sdk.js#xfbml=1&version=v2.8&appId=1672564249626860&status=true&cookie=true”;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}(document,’script’,’facebook-jssdk’));

Configuración