Saltar al contenido
Towla 24

Sony Bravia XR X90J, análisis y opinión | Tecnología

mayo 4, 2021

La nueva reproducción de televisores de grado entrada de Sony llega mejorada con un nuevo procesador cognitivo que supone un brinco cualitativo en su rendimiento.

El Sony X90J se presenta como una de las opciones más interesantes de la grado entrada LED de Sony en 2021 por ofrecer prestaciones de la grado entrada a un precio mucho más contenido.

Aun así, el maniquí de 65 pulgadas que hemos probado sale con un precio oficial de 1.699 euros, mientras que el maniquí de 55 pulgadas herido hasta los 1.399 euros. ¿Merecerá la pena? Te lo contamos al detalle en este descomposición del Sony Bravia XR X90J y te damos nuestra opinión.

ttps://www.dailymotion.com/video/k2tIP6WTpyreLWwRa3e   Sony Bravia XR A90J Dimensiones 145,2 x 83,4 x 7,2 cm Peso 22,9 kg Tipo de pantalla LED TV Tamaño de pantalla 65″ Resolución de pantalla 3.840 x 2.160 píxeles Relación de aspecto 16:9 Procesador de imagen Sony XR Cognitive Processor Formatos HDR y modos de imagen Dolby Vision IQ | HDR 10 | HLG | IMAX Enhanced | Netflix Calibrated Mode Control por voz Desde el mando a distancia Sonido Dolby Atmos y DTS | 20 W (10 W + 10 W) Domótica Google TV y Asistente de Google desde el mando | Alexa | Homekit Consumo 133 W (Mayor) Conexiones 4 x HDMI (2x HDMI 2.1) | 2 x USB | LAN | Salida óptica digital | CI | Coaxial TDT | Adiátere | WiFi 5 (802.11ac) | Bluetooth 4.2 | Chromecast integrado | AirPlay 2 y Homekit Precio 1.699 euros (65”) | 1.399 euros (55”)

Síntesis del descomposición del Sony Bravia XR X90J por apartados:

Pocos cambios en el diseño y eso no tiene por qué ser una buena nueva

El Sony Bravia XR X90J representa el maniquí de entrada a la grado entrada de 2021 de la firma nipona. Una grado donde el nivel de exigencia sube un escalón y cada detalle cuenta.

En este sentido, el X90J que estamos analizando presenta pocas novedades en términos de diseño con respecto a su antecesor, el XH90, que analizamos aquí, y eso no es poco que resulte del júbilo de todo el mundo.

Estamos delante un televisor voluminoso con una diagonal de 65 pulgadas y unas dimensiones de 145,2 x 83,4 x 7,2 cm y casi 23 kg de peso. Este anchura se debe a la naturaleza de su tecnología LED, que necesita totalizar la matriz de iluminación LED tras el panel LCD. Esto hace que su aspecto sea poco más pesado de lo habitual.

A pesar de sus grandes dimensiones, el X90J que estamos analizando ha resultado muy sencillo de instalar gracias al sistema de patas que integra. Es un sistema que no necesita ningún tipo de atornillado y hilván con levantarla tenuemente mientras todavía conserva parte de su embalaje e introducir cada pata a presión en la posición elegida.

No es un sistema nuevo ya que su antecesor todavía lo tenía, y permite colocar las patas con forma de bumerán en dos posiciones. Una más abierta que sitúa las patas en los extremos del televisor para dejar espacio para la mostrador de sonido, y otra más centrada que permite colocar el televisor en muebles más estrechos dejando que el televisor pueda sobresalir.

Nos alegra que Sony haya mantenido este sistema de montaje tan sencillo en su nueva reproducción de televisores.

Otra de las cosas que pasión la atención al sacar el X90J de su caja es su trasera curvada –que al igual que las patas ha heredado directamente de su antecesor—. A diferencia del Sony XH90 de 2020, la renovación de 2021 postura por aligerar el peso visual de una trasera totalmente plana, y postura por un diseño a cuadros similar al que lucía el AG9 de 2019 (que todavía analizamos aquí) fabricado en policarbonato que, al tacto, se aprecia de buena calidad.

No obstante, la disyuntiva del consumido de esta carcasa puede no ser tan acertado como lo era en el maniquí preparatorio, ya que no transmite el aspecto de diseño Premium que el heredero puede esperar en un televisor de grado entrada de Sony. Aunque sea el más bajo de su serie.

Para disimular los 7,2 cm de anchura que deja el sistema de retroiluminación del panel, la carcasa se va curvando a medida que se acerca a los extremos hasta entregarse en un entorno de al punto que 1,5 cm que recorre todo el perímetro del televisor.

Siquiera encontramos esos acabados Premium en ese entorno que rodea la pantalla, donde ya no queda ni rastrillo de los detalles metálicos que montaban las unidades del año pasado y se ha sustituido por un entorno de plástico con consumido irritado brillante que añade poco de anchura al exterior.

Por todo lo demás, la gran protagonista del exterior continúa siendo la pantalla. Una pantalla imponente que se ajusta al borde dejando al punto que 3 mm hasta el borde y luciendo una mentón de 20 mm en la parte inferior donde, encima de mostrar el logotipo de Sony en una posición centrada, se integra el sensor de luz circunstancia y el LED de estado.

Amoldonado debajo de estos, oculto en el borde inferior, encontramos el único pitón físico del televisor. Este control manual permite obtener a las funciones básicas del televisor sin carecer el mando a distancia mediante un sistema de pulsaciones.

Volvemos a la trasera del Bravia XR X90J para dialogar de sus conectores. En esta ocasión ha optado por agrupar todos los puertos en el colateral en espacio de dividirlos en dos grupos. Entre sus conectores encontramos:

  • 2x USB 3.0.
  • 4 x HDMI (2x HDMI 2.1).
  • LAN.
  • Salida óptica digital.
  • Toma de auriculares.
  • Coaxial TDT y mandado.

Por otra parte, cuenta con una ranura CI ubicada en una zona menos, quedando aislada del resto de conectores.

El mando a distancia de la nueva Sony Bravia XR X90J conserva un aspecto muy cercano al de la reproducción preparatorio. Sin requisa, hilván con detenerse en los detalles para apreciar las pequeñas diferencias.

En este maniquí no encontramos un sistema de retroiluminación inevitable como encontrábamos en el mando a distancia del TV OLED A90J –que analizamos aquí—, poco que Sony debería plantearse resistir todavía a la grado entrada LED.

El mando mantiene el color irritado con textura de metal cepillado en la parte superior, y un consumido más rugoso para subvencionar el agarre en la parte trasera.

El mando continua siendo el mismo mando exageradamente alargado, pero es innegable que está muy correctamente segmentado por zonas, de forma que los recadero dedicados a una determinada tarea están agrupados.

En la parte inferior del mando se encuentran los controles de reproducción del contenido y los controles de grosor y de cambio de canales.

En la parte intermedia, se ubican los controles para la navegación por la interfaz con la tecla circular como protagonista, y otras teclas de función y accesos a la pantalla de inicio de la plataforma Smart
TV.

En esta sección encontramos una de las principales novedades de esta reproducción que es la incorporación de dos nuevos recadero de acercamiento directo a YouTube, Disney+ que se suman a los dos que ya contaba el mando del año pasado y que en esta ocasión quedan asignados a Netflix y Prime Video.

El televisor no incorpora un sistema de micrófonos integrados, pero desde el mando pueden ejecutarse comandos de voz desde un pitón dedicado al asistente por voz mientras se mantiene presionado, poco que contribuye a permanecer la privacidad.

Se notan las mejoras, pero no tanto como en los OLED

En esencia, el reemplazo de los televisores LED de Sony para 2021 integran las mismas mejoras que los modelos OLED que ya vimos con el Bravia XR A90. Estas mejoras principalmente están relacionadas con el aumento de brillo de su pantalla y un nuevo procesador cognitivo XR que se hace omnipresente.

¿Podemos afirmar que se notan estos cambios con respecto al maniquí del año pasado? Sin duda alguna sí, pero estas mejoras no son tan evidentes en este TV LED como sí lo eran en los modelos OLED.

Nos encontramos delante un televisor LED con una pantalla Triluminos de 65 pulgadas, resolución 4K (3.840 x 2.160 píxeles) con soporte HDR 10, Dolby Vision, HLG y tecnología Full Array Circunscrito Dimming (FALD). Como seguramente ya sabes, esta tecnología permite controlar de forma más precisa qué partes del panel reciben la luz directa desde la trasera.

Con esto se consigue mejorar el contraste y acortar la aparición de contaminación lumínica y halos de luz en torno a los puntos más luminosos de la imagen.

Cuando se obliga al panel a mostrar una veterano superficie iluminada, sí se aprecia un activo clareado de la zona, como al mostrar subtítulos sobre un fondo irritado, pero el procesador mantiene un excelente control de esa contaminación lumínica aislando perfectamente el resto de la pantalla.

Tanto es así, que la profundidad de los negros que se muestran mantienen una calidad muy cercana a la que ofrecen algunos paneles OLED— siempre salvando las distancias ya que hablamos de tecnologías muy diferentes— con unos negros sólidos que no flaquean en escenas muy contrastadas.

El encargado de tramitar este enredado sistema de iluminación es el nuevo procesador cognitivo XR, un procesador presente solo en los modelos de grado entrada de la firma nipona que procesa la sinceridad, el color y el contraste para elevar los medios visuales y sonoros que el cerebro humano tiene más en cuenta a la hora de percibir su entorno.

En el descomposición del TV OLED A90J descubrimos que con este nuevo procesador los modos de imagen cobran específico importancia. Ahora, el descomposición del Bravia XR X90J nos lo confirma con un comportamiento muy desigual en toda la experiencia visual al ver contenidos con un perfil de color que exprime al mayor todo su potencial.

Para los contenidos más genéricos de televisión (concursos y programas de entretenimiento, informativos, etc.) el modo Normalizado consigue un buen compensación de colores convirtiéndose en una especie de modo “todoterreno” en el se respetan los tonos de piel, pero se potencia el color de los platós y decorados.

Cuando hablamos de contenidos cinemátográficos, la disyuntiva dependerá de la naturaleza del contenido, aunque en sinceridad, el heredero al punto que tendrá que hacer falta si se activa el modo de examen de contenido inevitable en los ajustes del televisor.

Con este modo activado, cuando se reproduzca un contenido desde Netflix, se activará el modo Calibrado de Netflix que ajusta el HDR a los requisitos de la plataforma. Del mismo modo, cuando se reproduzca un contenido en HDR o Dolby Vision, el televisor se ajustará automáticamente para adaptarse a esos estándares.

Tal vez la única excepción sea el perfil de Cine, que lo hemos incompatible muy adecuado para disfrutar el contenido que no está masterizado como HDR ofreciendo una entorno cinematográfica muy acertada sin caer en colores muy lavados.

El mayor brillo del panel lo obtenemos con el perfil Viva, pero sinceramente no lo vemos adecuado para contenidos cinematográficos por no ofrecer un control demasiado preciso de la iluminación. Poco que sí se consigue con otros modos en HDR. Como decía la popular frase publicitaria: la potencia sin control no sirve de falta.

El televisor integra un sensor de luz ambiental que permite vislumbrar la cantidad y temperatura de la luz del salón para ajustar el brillo y la temperatura del color del televisor.

Otro de los puntos en los que el nuevo procesador cognitivo XR está marcando la diferencia es en el procesado de imágenes en movimiento. 

En las escenas de actividad y deportes se obtiene una imagen que permanece nítida y fluida en todo momento, sin que al punto que se aprecien estelas o saltos en los travellings de las escenas.

La integración de un panel de 120 Hz nativo sumado a la perfeccionamiento en el procesado, hace que las imágenes ganen sinceridad en escenas con mucho movimiento, pero manteniendo la fluidez propia de la estética del cine y sin que se presente una atenuación de brillo destacada. Eso sí, para afinar este procesado de movimiento será necesario hacer algunos cambios desde los ajustes.

El XH90 se presentó como una de las mejores opciones de la marca nipona para exprimir al mayor las prestaciones de las consolas de nueva reproducción. Como sucesora, la Bravia XR X90J sigue la misma senda, aunque eso sí, no está exento de algunos asteriscos y promesas.

Al activar el modo Movilidad, el televisor desactiva todas las opciones de procesamiento consiguiendo apearse la latencia hasta los 11,1 ms. Este es el tiempo que tarda el televisor en mostrar la actividad delante la pulsación de una tecla o pitón del mando.

El Bravia XR X90J repite alguno de los errores que ya vimos en el primer OLED de Sony que ha llegado en 2021. Al igual que aquel, monta 4 puertos HDMI, pero solo dos puertos cumplen con la norma HDMI 2.1 que los habilita para mostrar contenido en 4K a 120 Hz que ofrecen las consolas y PC gaming de última reproducción.

Estos conectores HDMI 2.1 son compatibles con el modo de herido latencia cibernética (ALLM) y permiten el orondo de partida necesario para mostrar el contenido en 4K a 120 Hz, pero por el momento no tiene soporte para la tasa de refresco variable (VRR) que permite sincronizar los FPS que genera la consola o la GPU del ordenador con los Hz de la pantalla para evitar artefactos y distorsiones.

Sony indica que esta función llegará en unos meses en forma de puesta al día de firmware. Este mismo asterisco próximo a esa función lo encontrábamos todavía en el Sony XH90 del año pasado, y un año luego la puesta al día todavía no se ha realizado.

Otro inconveniente es que, de los dos puertos HDMI 2.1, uno de ellos es el único con funciones eARC de forma que, si vas a conectar una mostrador de sonido o sistema de sonido envolvente, este ocupará uno de los puertos HDMI 2.1 dejando solo uno redimido para conectar una consola.

La función eARC no va ligada a las funciones HDMI 2.1, por lo que Sony podría tener implementado el puerto eARC en cualquier otro HDMI, dejando redimido los dos únicos puertos que cuentan con funciones avanzadas.

Google TV y mejor conectividad con los ecosistemas IoT

Uno de los cambios más importantes en los modelos de Sony de 2021 es la puesta al día de su sistema activo que pasa de totalizar Android TV, a la nueva lectura Google TV basado en Android 9.0.

Este cambio aporta una nueva apariencia al Sony X90J mucho más accesible y claro de usar. El cambio de diseño se centra en la pantalla de inicio, donde se agrupan las recomendaciones de las distintas plataformas de contenidos cuyas apps se encuentren instaladas.

De ese modo, el heredero no tiene que perder el tiempo buscando y seleccionando el contenido en cada una de ellas, sino que es el propio contenido y novedades de cada plataforma las que se destacan en esta página de inicio.

Otro de los añadidos de este maniquí es la plataforma Bravia Core de Sony. Este nuevo servicio de transmisión está reservado específicamente para los usuarios de BRAVIA XR. Esta nueva plataforma es de plazo, pero en este primer año de tiro se ofrece de forma gratuita durante el primer año y con 5 créditos que dan acercamiento al arrendamiento de películas de la productora cinematográfica de Sony.

La tienda de aplicaciones de Google continua en plena forma y ahora está más accesible desde la pestaña Aplicaciones de la página de inicio permitiendo instalar juegos y aplicaciones en solo un par de pulsaciones en el mando.

La conectividad con otros dispositivos, históricamente uno de los grandes puntos débiles de los televisores Sony, se refuerza con la llega de la nueva reproducción que ha simplificado enormemente su integración con los ecosistemas del Internet de las cosas de Google a través del Asistente de Google, Alexa de Amazon o HomeKit de Apple.

Esta integración todavía la observamos a la hora de sincronizarse con decodificadores de TV por Internet y otros dispositivos para controlarlos todos desde el propio mando a distancia del televisor, así como desde sus funciones de voz.

Además lo hace desde el Chromecast integrado, que perfeccionamiento la conectividad entre los dispositivos móviles y el televisor.

Nuestra experiencia con Google TV ha sido muy buena gracias a la facilidad para moverse por la nueva interfaz, manteniendo la fluidez que al cambiar de pantalla que Android TV mostraba en sus últimas versiones.

Un sonido con mucha presencia, pero poca movilidad

Si poco se les debe registrar a los fabricantes de televisores es el enorme esfuerzo llevado a término durante los últimos primaveras para mejorar la calidad del sonido de los televisores a raíz de la pérdida de espacio físico que resultó de la venida de los televisores planos.

Dicho esto, en la ahora encontramos televisores que consiguen reproducir con éxito una buena calidad de audio. Este es el caso del Bravia XR X90J, que sin contar con una potencia exagerada, consigue cubrir sin problema una amplia grado de frecuencias dejando unos diálogos claros al tiempo que llega a las frecuencias bajas.

Para ello cuenta con dos woofers de rango completo que suman 10 W de potencia en la parte inferior de la pantalla que proyectan el sonido en dirección a debajo para rebotarlo sobre el mueble y hacerlo datar hasta el espectador.

Para engrosar la reproducción de frecuencias, se añade una segunda pareja de tweeters de 10 W situados en los extremos del tercio superior, de forma que pueden añadir una cierta direccionalidad al sonido de los medios que se mueven por la pantalla gracias a la tecnología Acoustic Multi-Audio.

Más allá de ese movimiento de diálogos por la pantalla, el televisor cuenta con un sistema de calibrado de audio que analiza la sonoridad de la sala para orientar la dirección del sonido en el mando a distancia que actúa como baliza para conocer la posición del espectador.

En almohadilla a esto, el procesador cognitivo XR de Sony prostitución de luchar con más intención que resultados el comportamiento de un sistema de sonido envolvente que no consigue traspasar la barrera de la frontalidad como lo hacen los modelos con tecnología Acoustic Surface de Sony.

¿Significa eso que es un sonido malo? En inmutable. De hecho, muchos usuarios encontrarán que el sonido que ofrece este Bravia XR X90J es más que suficiente. Sin requisa, para disfrutar de una mejor experiencia en cine y series, el sonido que ofrece este televisor llenará de audio el salón, pero no conseguirá atrapar al espectador interiormente de la actividad.

Un buen licenciatura para 2021 si resuelve pronto su deuda con los HDMI

Y llegamos al final de este descomposición del Sony Bravia X90J con una cierta sensación de déjà vu. De que todo esto que te hemos contado aquí la lo encontrábamos en el XH90 del año pasado, pero con ciertas mejoras en términos de control de brillo, contraste y movimiento que aporta un panel más optimizado y un procesador más capaz.

Lo cierto es que sí que se aprecian algunas diferencias con respecto al Sony XH90 de 2020, pero todavía encontramos que Sony ha vuelto a caer en determinados errores como es dejar al maniquí más atractivo por precio y prestaciones de la grado media entrada y entrada sin un soporte completo y sin condiciones para el unificado HDMI 2.1 en todos sus puertos como sí encontramos en sus rivales directos.

Nos parece una desacierto por parte de Sony presentar la misma propuesta de dos puertos HDMI 2.1 sin una de sus funciones hado como es el soporte VRR bajo la promesa de una puesta al día tras tener prorrogado sin demasiadas explicaciones la prometida en el maniquí preparatorio.

Esta prórroga indefinida del problema puede hacer desconfiar a los usuarios haciendo que prefieran otras marcas que sí implementan una posibilidad completa desde el principio y les permiten disfrutar al mayor de las prestaciones de sus consolas y ordenadores gaming sin condiciones ni asteriscos.

Quienes busquen el un televisor con el que disfrutar de una buena calidad de imagen, pero sin ahondar en modelos OLED que disparan la nota final, encontrarán en este Bravia XR X90J un licenciatura excelente.

Smart TV LED 4K UHD X90J con HDR, IMAX, Dolby Vision, sonido Dolby Atmos y Modo Netflix Calibrated. Tiene sonido de tembleque en pantalla y graves profundos y llega con una diagonal de 65 pulgadas.

El calibrado del color y el sonido amplio que aporta el nuevo procesador cognitivo XR hacen de esta propuesta de Sony un firme candidato a mejor televisor LED de Sony por su excelente relación entre prestaciones y precio.

Por los 1.699 euros que cuesta el maniquí de 65 pulgadas (1.399 euros en 55 pulgadas) el Bravia XR X90J se posiciona como avanzadilla de los televisores con prestaciones de grado entrada, pero calibrado en ese escalón de precios que empiezan a hacerse inalcanzables para muchos.

Configuración