Saltar al contenido
Towla 24

Roborock S7, análisis y opinión | Tecnología

mayo 1, 2021

Roborock se ha grabado un apropiado puesto entre las marcas de robots aspirador más eficientes gracias a una serie de modelos que han integrado sistemas de navegación cada uno más sofisticados que el inicial.

Por otra parte de mejorar los algoritmos de navegación y posicionamiento, el fabricante chino afirma que con este maniquí se ha mejorado la eficiencia del sistema de fregado añadiendo un motor de traqueteo que incide sobre la mopa húmeda para frotar las manchas del suelo.

El mercado de los robots aspirador ha escaso la suficiente seso como para ofrecer soluciones muy solventes por un precio contenido. Esta propuesta de Roborock llega a las tiendas españolas con un precio de 549 euros, por lo que entra de ahíto en la franja de precios con viejo competencia.

 
Roborock S7

Dimensiones y peso
35,3 x 35 x 9,65 cm | 4,7 kg

Potencia de succión
2.500 pascales | 4 niveles de potencia

Peroles
5.200 mAh (unas 3 horas de funcionamiento)

Capacidad de depósito de residuos
470 ml

Capacidad de depósito de agua
300 ml

Conectividad
WiFi n (lado de 2,4 Ghz)

Sensores
Navegación láser por LiDAR, sensor de nivel, sensor de distancia, sensores de colisión

Control por app
Sí | App de Roborock y Xiaomi Mi Home | Compatible con Android e iOS | Soporte por voz compatible con Alexa , Siri y Asistente de Google

Precio
549 euros

Descomposición del Roborock S7 por apartados:

Remoto conocido por hacia lo alto, pero muchos cambios por debajo

Si hay poco que hace inconfundible a los productos de Roborock es su diseño, el cual lleva manteniéndose casi inalterable en las nuevas generaciones de robots aspirador que han ido pasando por nuestras manos.

No sabemos si se prostitución de una seña de identidad o un capital de capital para darlo todo en el incremento de su interior, pero el parecido de este Roborock S7 con los anteriores Roborock S6 –aquí tienes el descomposición –y Roborock S5 Max –que además analizamos aquí— es indiscutible.

En cualquier caso, se prostitución de un autómata aspirador con un diseño circular con 35 mm de diámetro y una mérito de 81 mm que crece hasta los 96,5 mm en su posición más elevada, donde se ubica la característica torreta que alberga los sensores LiDAR de posicionamiento y navegación coronada con el logotipo de Roborock en la parte superior.

Esta torreta se ha convertido en el epicentro de una serie surcos a modo de ondas en centro de un alberca, lo cual le aporta el toque diferencial con el resto de modelos de Roborock en clara remisión a la función de traqueteo sónica en su sistema de fregado.

El Roborock S7 que estamos analizando está construido en policarbonato de color blanco brillante con un detalle en plateado destacando su perímetro. Igualmente está acondicionado en aciago brillante. Creemos que es más acertada la comicios del maniquí en blanco ya que no acusa tanto la suciedad como el maniquí ambiguo.

Preciso delante encontramos los tres ordenanza físicos de control que permiten ejecutar acciones directamente sobre el autómata sin tener que echar mano de la app de control instalada en el smartphone.

Al pulsar estos ordenanza iniciamos la pulcritud, enviamos al aspirador de dorso a la saco de carga o se activa la función de pulcritud localizada. Una de las novedades que encontramos en este nuevo Roborock S7 es la incorporación de una tangente curva iluminada con LED cabal encima de esos ordenanza de control que indica el estado del aspirador.

Cuando el aspirador se encuentra en la saco de carga o en ruta de dorso a la fase, la luz está en verde, cuando está solo aspirando se ilumina en blanco, en azur cuando está aspirando y fregando. Si el autómata presenta algún problema lo notifica tiñendo de naranja esta luz de estado.

Levantando la cubierta que ocupa gran parte de la parte superior accedemos al depósito de aspiración con una capacidad de 470 ml con cuna factible, así como al filtro HEPA que queda en la parte superior del depósito.

En este compartimento además encontramos el LED de estado de la conexión WiFi y el cogollo de Reset que restablece los parámetros del autómata aspirador.

Gran parte del anterior del autómata aspirador está ocupado por un paragolpes que amortigua los escasos encontronazos que este aspirador ha tenido con el utillaje y obstáculos. Estos leves toques se producen principalmente en las primeras tareas de pulcritud mientras todavía está “aprendiendo” dónde se encuentran los obstáculos, pero progresivamente van reduciendo hasta casi desaparecer. 

Integrados en el anterior y en uno de los laterales encontramos los sensores de proximidad que complementan el trabajo de los sensores LiDAR manteniendo la distancia con las paredes y detectando la distancia con los obstáculos así como localizando la posición de la saco de carga.

Desaparecen de este maniquí las cámaras del sistema Reactive AI que encontrábamos en su antecesor el Roborock S6 MaxV para identificación de objetos.

En la parte trasera encontramos la rejilla de cuna de vendaval, el depósito de agua para el fregado y la bandeja extraíble de la mopa.

El depósito de agua es transparente para ver fácilmente el nivel de agua restante, y si es necesario puede extraerse fácilmente sin animar o mover el aspirador. Poco similar sucede con la bandeja en la que se instala la mopa que puede desmontarse para cambiar o duchar la mopa de fregado y dejarla desmontada si no va a fregar.

Las novedades más importantes las encontramos en la parte inferior. El Roborock S7 mantiene la similitud con el resto de robots de la marca en la disposición del cepillo adyacente de silicona, situado cabal delante de una de las dos ruedas dentadas, que empuja la suciedad hasta el rodillo central.

Contar con unas ruedas dentadas con suspensión permite al autómata de pulcritud pasar sin problemas obstáculos de hasta 20 mm. Le hemos pasado pasar sin mayores problemas las patas de un tendedero de interior y entrar sin titubear en alfombras donde otros se han mostrado dubitativos, o directamente se han quedado atascados.

Flanqueando la rueda giratoria anterior y unido a las ruedas dentadas encontramos cuatro sensores de desnivel que evitan que el autómata pueda caer por las escaleras o cambios de nivel.

Estos sensores inferiores además se encargan de recordar por dónde pisa el autómata, siendo los responsables de activar el sistema que permite animar la bandeja de fregado cuando se detecta una ruedo para bajarla cuando sale de ella.

Roborock ya empezó a desmarcarse de los cepillos de cerdas con el S5 Max, donde el cepillo central estaba formado por una combinación de aletas de liga y una tangente de cerdas. En el S7 el fabricante ha descartado definitivamente las cerdas y las ha cambiado por un rodillo de liga con palas en helicoidal.

Sin duda, esta es una de las mejores informativo para este maniquí ya que este sistema es mucho más factible de quitar y proseguir noble. Por otra parte, el módulo del rodillo central flotante le permite adaptarse mejor a las superficies y mantenerse más cerca del suelo incluso en superficies irregulares como alfombras de pelo espacioso.

La bandeja en la que va instalada la mopa integra una parte móvil que vibra impulsada por un rama oscilante situado en la parte inferior del aspirador mejorando la eficiencia del sistema de fregado.

En lo estético el Roborock S7 puede parecer igual que sus antecesores, pero baste con darle la dorso para comprobar que hay diferencias notables entre ellos, sobre todo en lo referente al mantenimiento y pulcritud del dispositivo, y en su eficiencia limpiando.

Yuxtapuesto al autómata aspirador se incluye todo lo necesario para aparecer a quitar inmediatamente. En su embalaje llamativo encontramos la fase de carga, una mopa de tela y un filtro HEPA.

Nos hubiera gustado que Roborock repitiera la experiencia con el Roborock S6 en el que se incluían algunos recambios de cortesía para el primer reemplazo como puede ser un filtro HEPA extra, algunas mopas desechables, un par de mopas lavables, pero no encontraremos carencia de eso en este maniquí.

Igualmente echamos de menos la esterilla protectora para la saco de carga que encontrábamos en el Roborock S5 Max, y servía para proteger los suelos de madera de la humedad que queda en la mopa cuando se finaliza el fregado. Suponemos que la marca considera que al elevar la bandeja de fregado cuando no está en uso ya se elimina el peligro de dañar el suelo.

Sin bloqueo, cuando el autómata aspirador se encuentra en la saco se levanta tenuemente la parte delantera y la mopa húmeda sí puede decidir en contacto (o muy cerca) del suelo poco que a la larga podría dañar el suelo de madera en esa zona

Todo el control del aspirador desde una app

Sorprende que un autómata aspirador con solo tres ordenanza sea capaz de ajustar con tal nivel de detalle la pulcritud del hogar. Lo cierto es que este autómata tiene truco porque los ordenanza físicos presentes en la parte superior solo permiten resistir a mango las funciones básicas.

El resto de la operativa se lleva a mango desde la app Roborock instalada en tu móvil Android e iOS, una de las primeras cosas que deberías hacer incluso antaño de sacar el Roborock S7 de su caja.

Roborock ha colaborado durante abriles en la fabricación del autómata aspirador de Xiaomi, por ello la marca china además permite la integración del Roborock S7 en la app Mi Home de Xiaomi.

La app de Roborock está completamente traducida al gachupin por lo que no presenta mayores problemas, y te recomendamos explorar sus menús y descubrir las distintas funciones que ofrece.

Para sincronizar aspirador y smartphone es necesario colocar el aspirador en la saco de carga conectada a la corriente. Desde este punto solo tienes que seguir las instrucciones de conexión desde el smartphone. Lo único destacable a tener en cuenta es que el aspirador debe conectarse a una red WiFi con una frecuencia de 2,4 GHz y no de 5 GHz.

La explicación es sencilla: la lado de frecuencia de los 2,4 GHz cubre más superficie por lo que es improbable perder la cobertura, y en definitiva se prostitución de un autómata aspirador que no requiere velocidad en la transmisión de datos. El proceso de vinculación con el móvil no lleva más de un par de minutos.

Aunque el fabricante no indica carencia al respecto, te recomendamos que en la primera delegación de pulcritud abras todas las puertas y facilites el entrada a todos los rincones de tu casa sin importar demasiado la eficiencia en la pulcritud.

Con esta primera incursión el Roborock S7 creará un plano de tu casa que irá apareciendo en la aplicación de tu smartphone y servirá como saco de trabajo para optimizar y configurar las futuras tareas de pulcritud y la fuerza en la navegación del autómata aspirador.

En la pantalla principal de la app aparece la información relevante en tiempo vivo sobre el estado de la conjunto, la superficie que ha limpiado, etc. Incluso puede estar la ubicación del aspirador en todo momento.

En la parte inferior dos ordenanza principales que controlan la puesta en marcha del aspirador o pausar la pulcritud y enviarlo a de dorso a la fase.

Una de las ventajas de contar con un sistema de navegación LiDAR basado en el mapeo de espacios es que no necesita muros virtuales ni ningún otro hardware adicional para delimitar la zona de trabajo del aspirador.

Baste con que se indique sobre el plano las divisiones o habitaciones de la casa, y personalizar la potencia de aspirado en cada habitación o el flujo de agua que se empleará. Por ejemplo, no necesita la misma intensidad de aspirado y fregado la cocina que un pasillo.

Desde la app puedes configurar hasta cuatro niveles de aspiración, cuatro niveles de intensidad de fregado y dos tipos de ruta pulcritud para que, en función de la suciedad del suelo, realice pasadas más juntas o poco más espaciadas.

El plano que aparece en la aplicación muestra distintos colores que corresponden a lo que el autómata ha interpretado como distintas habitaciones o divisiones de tu casa. Todas esas divisiones pueden modificarse para ajustarse a la verdad arquitectónica de tu casa o unirse en distintas zonas para que las interprete como una sola.

De ese modo, cuando envíes al autómata a quitar la cocina, no perderá el tiempo haciendo además la centro del pasillo (si no quieres, claro) y la pulcritud será más rápida y ordenada. Cuando termine en una estancia, automáticamente pasará a la ulterior. Incluso puedes configurar el orden de pulcritud.

Desde la app de Roborock además puedes establecer zonas prohibidas que puedes situar fácilmente sobre el plano. Cuando llegue a ellas, el autómata aspirador simplemente la bordeará y seguirá su rutina de pulcritud como si en el sitio hubiera un tapia infranqueable.

Adentrándonos en los menús de configuración de la aplicación descubrimos funciones como la programación cibernética para las tareas de pulcritud, la configuración del comportamiento para alfombras donde, por ejemplo, puedes establecer que cuando el autómata entre en una ruedo, aumente la potencia de succión independientemente de lo establecido para esa estancia y eleve la bandeja de fregado para que no caldo la ruedo.

En estos menús de configuración además encontramos el apartado Mantenimiento, un apartado muy útil ya que nos recuerda cuando ha llegado el momento de reemplazar el filtro HEPA, quitar los sensores o revisar el estado del rodillo central y el cepillo adyacente para valorar sus sustitución.

El fabricante nos indica que el Roborock S7 es compatible con Alexa mediante la skill de Roborock y con el Asistente de Google mediante la app Home de Google. Sin bloqueo, a pesar de que ambas apps reconocen la marca y el aspirador, solo hemos conseguido sincronizarlo con el Asistente de Google para que obedezca nuestras instrucciones por voz.

El sistema de navegación de Roborock continúa siendo uno de los mejores

Baste observar el funcionamiento del Roborock S7 durante una de sus tareas de pulcritud para impresionar a la conclusión de que la navegación de este autómata no es como la de aquellos que van rebotando aleatoriamente por toda la casa chocando con todo lo que se cruza en su camino.

Ya hemos probado varios modelos de Roborock y, en este S7, el sistema de navegación no hecho más que mejorar. Este sistema está basado en una serie de sensores LiDAR que realizan un mapeo de las estancias y el registro de obstáculos en proximidad. Aún así, mantiene alguno de sus viejos vicios que no se han corregido.

Por ejemplo, el autómata es demasiado conservador con las distancias y no apura demasiado en las esquinas ni recovecos, así como al seguir linealmente una horma.

Lo mismo sucede con cortinas y edredones, donde el sistema de detección los interpreta como un objeto sólido y evita que se adentre por debajo de las camas a menos que se naciente el edredón para dejar franco el paso, o se recojan las cortinas para que se acerque un poco más a la horma.

Estaría correctamente que, de la misma forma que desde la app puede ajustarse la intensidad del fregado o de la aspiración, además existiera un modo de navegación que exprimiera al mayor la precisión de los sensores en lugares puntuales y redujera esa distancia con las paredes u obstáculos para aplicar una pulcritud más profunda.

Por todo lo demás, el sistema de navegación sigue en plena forma, aunque mantiene una excesiva dependencia de un correcto mapeo de la casa y una posterior publicación del plano para delimitar correctamente los espacios y no confía tanto en sus sensores.

El comportamiento mostrado antaño de realizar esta “corrección” es muy extraordinario y se manifiesta en la planificación de las rutas de pulcritud. A modo de ejemplo, y como puedes ver en el plano que aparece en las capturas de la aplicación, en casa tengo un pasillo espacioso (unos 11 metros).

Originalmente el Roborock S7 dividió este pasillo en tres partes y se lo asignó a las distintas habitaciones contiguas. Esa distribución auténtico hizo que el autómata limpiara el pasillo en muchas pasadas cortas al pancho de segmento de pasillo que limpiaba cuando pasaba a la habitación correspondiente.

Tras editar el plano y separar la zona del pasillo de las habitaciones, el autómata cambió de táctica y liquidó el pasillo con cuatro pasadas a todo el espacioso, de forma que se ahorró proporcionado tiempo reduciendo el número de pasadas.

Esa es una de las claves para conseguir que los algoritmos del sistema de navegación calculen correctamente el perímetro de la estancia que va a limpiarse y optimicen las rutas para evitar que el autómata vaya saltando de una zona a otra o se deje zonas sin quitar, poco que raramente sucede si el mapeo del espacio es correcto.

Otra perfeccionamiento que hemos observado durante el tiempo que hemos estado probando el Roborock S7 es el registro de las alfombras y el cambio de potencia y mérito de la bandeja casi inmediata que aplica.

El Roborock S7 mantiene la misma fase de carga que sus antecesores. Esta fase sirve como punto de remisión para el aspirador e incluso se muestra su posición en el plano de la app.

De ese modo, si el aspirador debe trabajar en una superficie demasiado extensa y su autonomía no alcanza para completar la tarea de pulcritud, se reserva un porcentaje de su carga para retornar a su saco y, tras la descarga, vuelve al punto donde lo dejó.

Se confirma, el sistema sónico de fregado perfeccionamiento la pulcritud en cada pasada

Una de las novedades más importantes de este nuevo autómata aspirador de Roborock es el sistema sónico de fregado.

Este sistema consiste en un rama situado en la parte inferior del aspirador con el que se transmite una oscilación de hasta 3.000 veces por minuto a una plataforma móvil que ocupa la zona central de la bandeja en la que se instala la mopa de fregado.

Este nuevo sistema de fregado ofrece dos ventajas claras con respecto a lo que encontramos en otros modelos de Roborock que combinan funciones de aspirado y fregado como el Roborock S5 Max: se amplía la superficie de pulcritud y su eficiencia.

En lo que se refiere a la ampliación de la zona de pulcritud, la zona de contacto con el suelo de la mopa del Roborock S7 que estamos analizando cubre toda la superficie de la bandeja de extremo a extremo , mientras que en el caso del maniquí inicial, esta superficie de contacto se limita a la zona central entre las ruedas.

Por otro flanco, hemos observado que se ha mejorado considerablemente la eficiencia del fregado fruto de la acto de ese rama oscilante que, fielmente, frota el suelo a su paso.

Esto contrasta con el funcionamiento de los modelos anteriores que se limita a dar pasadas con la mopa húmeda, pero no incide en la suciedad. En nuestro caso, lo hemos probado con un suelo de greda porcelánico, uno de los suelos más complicados de quitar por su brillo extremo y los resultados han sido muy satisfactorios.

Con modelos anteriores el sistema de fregado dejaba una impresión a su paso que al secarse quedaba empañado. En cambio, los resultados con el Roborock S7 han sido mejores y el hecho de frotar eliminaba la impresión a su paso manteniendo su brillo natural.

Según Roborock, con un solo depósito de agua pueden fregarse hasta 200 m2 de suelo. Esta medición está sujeta a unas condiciones de consumo de agua muy concreto, pero en nuestro caso con un uso vivo la autonomía de este depósito de agua ha sido mucho viejo.

Cubriendo una superficie media de pulcritud de 45 m2, un depósito de agua nos ha regalado para dos sesiones de pulcritud (unos 90m2). El consumo de agua variará en función de factores como el flujo de agua establecido para cada estancia en la configuración del autómata, la presencia de alfombras, etc.

La potencia de aspiración además se ha incrementado en este maniquí aunque el Roborock S7 que estamos analizando solo la ha mostrado al entrar en las alfombras, donde estaba configurado para activar el modo Turbo. Para el resto de la casa el modo Habitual es más que suficiente para terminar con migas, pelusas y demás suciedad habitual.

El sistema de fregado tiene dos modos de funcionamiento. El modo Tipificado mantiene la función de aspirado activa, por lo que si el autómata encuentra poco de suciedad a su paso, la aspirará antaño de advenir la mopa mojada.

Sin bloqueo, cuando se activa el modo de fregado Profundo, que genera un patrón de pulcritud con pasadas más cercanas y la función de aspirado se desactiva. Por ello es recomendable configurar el autómata para que aspire la zona, para posteriormente proceder al fregado en profundidad.

Omitido en los modos de máxima potencia, el Roborock S7 presenta un comportamiento proporcionado más silencioso que otros robots aspirador que hemos probado. No diremos que pasa inadvertido, pero sí te permite seguir viendo la tele sin problemas mientras trabaja.

Para los más exigentes se puede activar el modo Silencioso aunque esto además reduce la potencia de aspiración por lo que la pulcritud no es tan eficaz.

El S7 vuelve a poner en aprietos a la competencia

Si eres de los que piensa que todos los robots aspirador son iguales, es que verdaderamente no conoces todas las opciones del mercado y los distintos sistemas de navegación que ofrecen los distintos modelos.

La eficiencia en la aspiración y los métodos de pulcritud son importantes para cualquier autómata aspirador, pero la esencia para que el electrodoméstico sea verdaderamente efectivo lo encontramos en su sistema de navegación.

No sirve de carencia tener el autómata aspirador más potente del mercado si te deja medio salón sin quitar y va saltando de habitación a habitación de la casa sin terminar ninguna. En este sentido, Roborock juega en otra federación y creemos que su sistema de navegación es uno de los mejores del mercado.

Es cierto que todavía le queda ganancia de perfeccionamiento de la misma forma que hemos notado la mejoría de este maniquí con respecto a las primeras unidades de Roborock que llegaron a nuestro país hace algunos abriles.

Por ejemplo, continúa siendo demasiado conservador con las distancias y no se acerca lo suficiente a determinados rincones o cuando detecta los pliegues de las cortinas.

La capacidad del depósito de suciedad además debería mejorar poco o, al menos, habilitar un sistema de notificación que avise al favorecido que debe pincharse el depósito.

Por otro flanco, el depósito de agua nos ha parecido correcto para un pavimento de tamaño mediano, pero puede quedarse corto para una vivienda con más metros cuadrados, sobre todo porque la perfeccionamiento en el sistema de fregado y la integración de los nuevos modos de pulcritud profunda hacen que crezca el consumo de agua.

Este aumento en el consumo de agua es un peaje que estamos encantados de avalar, pero un aumento proporcional en la capacidad del depósito sería consumado para no tener que estar preocupados si el autómata va a quedarse sin agua en centro de la tarea.

Nombres marketinianos a salvo, el sistema de fregado con traqueteo sónica que estrena el Roborock S7 nos ha parecido todo un hallazgo ya que traspasa la barrera de advenir una mopa humedecida que hasta la momento ofrecían este tipo de robots, y se acerca un poco más a los resultados que ofrecen los robots de fregado.

El Roborock S7 llega a las tiendas por un precio de 549 euros. Este precio de saldo lo sitúa cabal en la franja más competitiva del mercado de los robots aspirador, con rivales tan potentes como los Cecotec Conga 7090 IA con un precio de 599 euros o Conga 6090 Exaltado por 499 euros u otros modelos como el Roomba 966 que no ofrecen las funciones de fregado por 515,58 euros.

El autómata aspirador más liberal de Roborock aspira y friega en profundidad gracias a su sistema de traqueteo sónico. Tiene una potencia de aspiración de 2.500 Pa y una autonomía de 180 minutos. Destaca por su sistema de navegación liberal basado en un sensor LiDAR y mapas multinivel.

Consideramos que nuestra experiencia de uso con el Roborock S7 ha sido muy satisfactoria. Obviamente este tipo de robots de pulcritud todavía no han escaso el nivel de eficiencia y profundidad en la pulcritud de un humano armado con una escoba o una fregona.

Sin bloqueo, sí contribuyen — y lo hacen de forma muy eficaz— en el mantenimiento de la pulcritud en casa, sobre todo si hay mascotas, espaciando en el tiempo la penuria de advenir la escoba o agarrar el mocho para terminar de rematar la pulcritud y dosificar mucho del tiempo que antaño dedicábamos a las tareas de pulcritud del hogar.

Configuración