Saltar al contenido
Towla 24

Nuestro mal mayor – Opinión

mayo 2, 2021

En los medios de comunicación y en las redes sociales miles de opinólogos condenan diariamente la inutilidad del gobierno central por el fracaso en la lucha contra la pandemia, ya sea por desidia de fármacos, camas, oxígeno, UTI o vacunas. Constantemente los políticos opositores se plantean un posible pedido de razón político porque a cada paso hay un nuevo escándalo estatal.

Lo que pocos analizan es “el porqué” de la situación y buscan simplemente rasgarse las aderezos y pedir cambio de hombres, cuando hasta el hartazgo sabemos que el problema de la miseria en vitalidad pública no es de ahora. Siquiera los multimillonarios créditos se inauguraron con la pandemia.

El Paraguay sufre de un mal que es “religiosa y señora” de todos sus males: La corrupción. Sin bloqueo, nadie profundiza el combate a este “supervirus” que hace mucho viene liquidando la vida de miles de paraguayos o cuanto menos condenándolos a estar una vida de miseria.

Desde el policía que pide 10 reales en la frontera o solicita cada fin de semana un chancho, una oveja, huevos y animales silvestres a los estancieros para transigir a su superior hasta el aduanero que negocia el ingreso de toneladas de azúcar, cemento, tomates y cuantas mercaderías uno pueda contrabandear de los países vecinos. Desde los modernos celulares que bajan en los aeropuertos como baratijas, pagando 15 por ciento del impuesto que se debería enriquecer o grandes cargueros que desembarcan en los puertos privados con mercancías que no tributan al Estado, sino a algunos popes de la política.

Desde los carteles que colocan en cada obra las municipalidades, el emborregado, el asfalto o los grandes proyectos, donde cuanto menos sobrefacturan 30%. Otros solo invierten 30% y 70% se traga. Y ocurre a diario en las miles de licitaciones que realizan todos los entes del Estado.

Todo eso en un país con una mínima carga tributaria.

¿Cómo se pretende tener hospitales y escuelas de calidad si hasta el pasta de Fonacide se roban en las licitaciones o directamente no se emplea en la educación?

Mientras la rectitud no corte las manos de los verdaderos verdugos de los paraguayos: los políticos ladrones, el país seguirá en la miseria, con o sin coronavirus.

rduarte@abc.com.py

Configuración