Saltar al contenido
Towla 24

Investigación de calidad en el país

mayo 2, 2021

La buena informe se conoció esta semana a través de una información difundida por la Agencia de Informativo Científicas y Tecnológicas de la Fundación Instituto Leloir. Gamarnik ya había sido informe en marzo del año pasado cuando lideró el equipo de investigadores que, en tiempo récord (escasamente 45 días), desarrolló los primeros kits serológicos argentinos para Covid-19 aprobados por la Establecimiento Franquista de Medicamentos Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Hasta ese momento ese insumo no existía en el país y debía importarse a precios que se incrementaban a medida que avanzaba la pandemia. Gracias al trabajo de Gamarnik y su equipo, y a toda la prisión virtuosa que se puso en marcha, en diciembre pasado se logró aventajar la producción de más de un millón de estos test, que a partir del investigación de muestras de parentesco permite determinar si una persona tiene anticuerpos contra el coronavirus Sars-Cov-2, lo que permitió atestar de estos kits a hospitales y clínicas de todo el país.

Pero eso no es todo. La directora de la Fundación Instituto Leloir, Ángeles Zorreguieta, confirmó en el anuario 2020 de esa prestigiosa institución que otros proyectos que están en marcha y que involucran los mencionados tests serológicos ayudarán a entender en estudios clínicos cómo es la respuesta inmune en personas infectadas con el nuevo coronavirus y incluso en aquellas que han sido vacunadas para alertar la enfermedad provocada por este virus.

En estos días, adicionalmente, la institución tiene en marcha una campaña para acoger donaciones con el fin de colaborar con los proyectos de investigación que tienen como único objetivo vencer la batalla contra el nuevo coronavirus. Es importante ocasionar conciencia en toda la ciudadanía sobre el valioso trabajo de la comunidad científica argentina que ha demostrado tener suficiente capacidad como para ocasionar conocimiento de calidad en el país. En ese sentido, merece mencionarse incluso el esfuerzo que realiza el equipo liderado por Juliana Cassataro, doctora en Ciencias Biológicas, para arrostrar a buen puerto el plan de la vacuna argentina que se desarrolla en el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la Universidad Franquista de San Martín con el apoyo del CONICET, y el respaldo de la Dispositivo Coronavirus del Ocupación de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación que otorgó un subsidio al agrupación de investigadores.

Estos ejemplos demuestran que la inversión en la formación de científicos y técnicos es fundamental para un país. Baste citar como ejemplo los casos de Israel, Corea del Sur, Japón, Finlandia, Austria, Suecia, Suiza, Dinamarca, Alemania, Rusia y Estados Unidos, que son las naciones que hicieron del apoyo a la ciencia una política de Estado. Por eso la Argentina debe seguir apoyando a su sistema de ciencia y tecnología que demostró en reiteradas oportunidades su gran capacidad de respuesta a distintos desafíos que presenta el mundo coetáneo. Vale incluso citar como ejemplo el ampliación de los satélites argentinos Saocom, con tecnología de punta que brinda herramientas para la diligencia de emergencias ambientales y ofrecen información para el beneficio de toda la sociedad, que forman parte del Plan Espacial Franquista, un plan que es todo un ejemplo de política pública a espléndido plazo que debería ser imitado en otras áreas que incluso realizan investigaciones de calidad para beneficio del país y sus ciudadanos.

No menos importante es que se promueva el surgimiento de empresas privadas generadoras de tecnologías innovadoras que agreguen valía a las cadenas productivas, contribuyendo así a reforzar las capacidades tecnológicas y a impulsar el ampliación de la industria franquista.

“Las epidemias ya no son fuerzas incontrolables. La ciencia los ha convertido en un desafío manejable”, dijo el historiador israelí Yuval Noah Harari en un artículo que escribió en febrero pasado para el influyente Financial Times. Si hay poco que ha demostrado la pandemia es que la ciencia es poco muy importante para la sociedad y, por lo tanto, merece el apoyo de todos.

Configuración