Saltar al contenido
Towla 24

Falleció el teólogo suizo Hans Küng

abril 8, 2021

Tenía 93 abriles. Participó en el Concilio Vaticano II. Crítico con la doctrina sobre la infalibilidad pontificia, en 1979 se le revocó la autorización para enseñar teología católica. En 2005 el cruce con Benedicto XVI en un clima amistoso.

Vatican News

Falleció este martes a la momento de 93 abriles en su casa de Tubinga en Alemania, el teólogo suizo Hans Küng. Nacido en Sursee el 19 de marzo de 1928, fue regular sacerdote en 1954. Tres abriles más tarde, en su juicio doctoral defendió la convergencia entre católicos y reformados sobre la doctrina de la Coartada: en efectividad, argumentó, se afirma lo mismo en diferentes lenguajes.  En 1960 se convirtió en profesor titular de la Prerrogativa de Teología Católica de la Universidad de Tubinga y luego participó en el Concilio Vaticano II como versado, donde tuvo la oportunidad de canjear opiniones con Joseph Ratzinger, el futuro Papa Benedicto XVI.

Por otra parte de dedicarse al estudio de la historia de las religiones, en particular de las religiones abrahámicas, era conocido por sus posiciones en el campo teológico y decente, que a menudo eran críticas con ciertas cuestiones de la doctrina católica. En particular, se pronunció en contra del dogma de la infalibilidad papal tal y como lo entendió el Concilio Vaticano I. En 1979, la Congregación para la Doctrina de la Fe le revocó la poder de enseñar como teólogo católico, pero siguió trabajando como profesor emérito de teología ecuménica en la Universidad de Tubinga.

El cruce entre Benedicto XVI y Küng

Küng ha criticado repetidamente tanto a San Juan Pablo II como a Benedicto XVI. Al aparición del pontificado del Papa Ratzinger, tuvo puesto un cruce entre entreambos en Castel Gandolfo, el 24 de septiembre de 2005. Al informar de ello, el Boletín de la Oficina de Prensa del Vaticano subrayó que el cruce tuvo puesto «en un clima amistoso». «Ambas partes estaban de acuerdo en que no tenía sentido en el contexto de la reunión entrar en una disputa sobre cuestiones doctrinales persistentes entre Hans Küng y el Educación de la Iglesia Católica». La conversación se centró en dos temas de «singular interés para el trabajo de Hans Küng: la cuestión del Weltethos (ética mundial) y el diálogo de la razón de las ciencias naturales con la razón de la fe cristiana». Küng -continúa el comunicado- «subrayó que su tesina de Weltethos no es en tajante una construcción intelectual abstracta, sino que pone de relieve los títulos morales en los que convergen las grandes religiones del mundo, a pesar de todas las diferencias, y que pueden ser percibidos como criterios válidos -dada su convincente razonabilidad- por la razón secular». Por su parte, Benedicto XVI había apreciado «el esfuerzo del profesor Küng por contribuir a un renovado agradecimiento de los títulos morales esenciales de la humanidad a través del diálogo de las religiones y en el cruce con la razón secular», subrayando «que el compromiso por una renovada conciencia de los títulos que sostienen la vida humana es además un objetivo importante de su Pontificado». Al mismo tiempo, el Papa reafirmó su acuerdo con el intento de Küng de «revivificar el diálogo entre la fe y las ciencias naturales y hacer significar, en relación con el pensamiento irrefutable, la razonabilidad y la obligación de la Gottesfrage (la cuestión sobre Jehová». Küng -concluye el comunicado- expresó «su aprecio por los esfuerzos del Papa en distinción del diálogo de las religiones y además acerca del cruce con los diferentes grupos sociales del mundo reciente».

A pesar de este cruce, las posiciones siguieron siendo distantes en muchos temas como el celibato hierático, el iglesia femíneo, la contracepción, la eutanasia.

En sus investigaciones, Küng además analizó la relación entre fe y ciencia, cuestionando las pretensiones de algunas teorías científicas de lograr a certezas absolutas. En los últimos abriles ralentizó su actividad pública, retirándose a vida privada por motivos de sanidad.

Configuración