Saltar al contenido
Towla 24

El Tribunal de Cuentas tiene una “opinión adversa” sobre la rendición de cuentas de la Intendencia de Maldonado de 2019 | la diaria

mayo 5, 2021

El Tribunal de Cuentas (TC) aprobó por unanimidad el 14 de abril una resolución sobre la auditoría realizada a la rendición de cuentas de la Intendencia de Maldonado (IDM) por el control de 2019. El TC constató múltiples incumplimientos legales en la mandato administrativa y contable, así como debilidades en el control interno.

En el documento, al que accedió la diaria, el entraña de contralor señaló que la IDM no presentó la información “razonablemente en todos los aspectos importantes al control de 2019” y remarcó la responsabilidad de la intendencia sobre la rendición de cuentas y el cálculo presupuestal, así como sobre el “control interno que la delegación de la Intendencia consideró necesario para permitir la preparación de los citados estados financieros libres de errores significativos, ya sea conveniente a fraude o error”.

La opinión “adversa” del TC respecto del estado de resultados y su “opinión con salvedades” sobre el estado de acumulados se fundamenta en varias irregularidades constatadas. Entre ellas, el TC confirmó que no se contabilizaron pagos realizados por la intendencia correspondientes a gastos de la Corporación Departamental de Maldonado, por 46.459.321 pesos. Como resultado, el control 2019 se vio disminuido en 182.223.523 pesos, lo que representa un 201% de diferencia con relación al superávit expuesto por la IDM. El resultado final fue un debe por 91.343.475 pesos.

Por otra parte, en el estado de cuenta sobre resultados acumulados no se incluyeron como activos 117.939.331 pesos correspondientes a cuentas bancarias de fideicomisos. En este sentido, el TC subrayó que la intendencia no cuenta con desenvuelto disponibilidad sobre estos capital conveniente a que son de propiedad de otras personas jurídicas independientes.

Según el documento, el resultado acumulado final de la intendencia disminuye en 182.223.523 pesos, que representan 5,38% del coste expuesto en el estado de cuentas. Finalmente, el debe acumulado es de 3.569.330.332 pesos.

La resolución del TC puso en evidencia una clasificación incorrecta de las partidas correspondientes a ingresos nacionales y departamentales: una exposición errónea en los capital de los dos orígenes en 132.317.308 pesos y una disminución en los capital de 72.293.200 pesos.

La auditoría señaló que se contabilizaron gastos de 2019 en el control de 2020 y no se registraron algunos conceptos relacionados a la diferencias cambiarias perdidas, intereses devengados por deudas financieras, arrendamientos de inmuebles y otros gastos.

Como argumento frente a varias observaciones del TC, la IDM aseveró que ciertos incumplimientos o equivocación de detalle en la información solicitada se deben al tipo de sistema contable electrónico que utiliza, llamado SIFI (Sistema de Información Financiera).

Otra observación es que la comuna aplicó resoluciones relativas a modificaciones de capital aprobadas por la Corporación Departamental sin que el TC se hubiera expedido previamente, lo que implica un incumplimiento de los procedimientos dispuestos por la norma Nº 62 del TC. A su vez, la Intendencia siquiera contó con el manido bueno previo a la realización de gastos.

La resolución del TC candela la atención sobre la contratación de dos cooperativas sociales por un monto superior al establecido para la oferta abreviada: las beneficiadas fueron la cooperativa social Las Ánimas (16.952.112 pesos) y la cooperativa social Trabajando por Garzón (11.828.848 pesos).

El TC igualmente observó debilidades en el control interno de la contabilidad de la intendencia, ya que no se presentaron los estados contables de acuerdo a lo establecido por el artículo 94 del TOCAF y la norma 89 del TC. Al final del control de 2019 no se incluyeron las cobranzas con maleable de crédito en los arqueos. La IDM argumentó que estas cobranzas no son registradas de forma cibernética en el SIFI.

La IDM no posee manuales de procedimientos redactados en el radio de tutela y no tiene como habilidad habitual realizar ajustes contables sobre las conciliaciones bancarias al cerradura del control, señala el documento.

Otras faltas detectadas por el TC

Los exalcaldes de los municipios de Pan de Azúcar y Maldonado, los nacionalistas Miguel Plada y Dina Fernández Chávez, ordenaron y reiteraron gastos “hasta el periferia de la importación directa”, en vez de esperar la orden por mayoría absoluta. Si adecuadamente el corregidor tiene injerencia en la intrepidez de los gastos, el documento señaló que ciertas decisiones y compras deben contestar al municipio. En respuesta, la IDM expresó que durante 2020 el gobierno estuvo “asesorando” a los nuevos alcaldes, pero el TC insistió en que la observación es sobre la rendición de cuentas de 2019.

Por otra parte, la auditoría del TC cuestionó el incumplimiento de las leyes 18.651 y 19.122, que establecen que los gobiernos departamentales deben destinar 4% de las vacantes de contratación a personas con discapacidad y 8% a personas afrodescendientes.

Sobre el incumplimiento de la cuota para personas discapacitadas, la IDM justificó que no se reservara la cuota profesional para esta población conveniente al “carácter hendido e inclusivo” de los llamados, cuyas únicos requisitos son los legales y la “aptitud para desempeño del cargo”, sin perjuicio de otras características durante la inscripción y la selección del personal. El TC ratificó su observación conveniente a la invalidez del argumento y el incumplimiento de la ley.

Con respecto a la equivocación de cupos laborales para la población afrodescendiente, la delegación de la IDM respondió que se ampara en un expediente de 2015 que establece que “los gobiernos departamentales no están obligados a aplicar la Ley 19.122” y podrán hacerlo “a criterio propio, pero no por imperio parlamentario”. El TC consultó al director de Gobiernos Departamentales de División Jurídica, quien falló a distinción de la intendencia; por lo tanto, retiraron la observación. No obstante, la delegación infringió el artículo 4 de la Ley 19.122, que estipula que los gobierno departamentales “están obligados a destinar 8% de los puesto de trabajo anuales a personas afrodescendientes”.

Por otra parte, en 2019 la intendencia utilizó porcentajes superiores a los que establece el Poder Constitucional sobre el porcentaje aplicable a multas de contribución inmobiliaria rural. Sobre este asunto la intendencia alegó que lo hizo bajo el amparo del decreto departamental 3.712 de 1997, aunque el artículo 297 de la Constitución establece que la competencia para fijar los montos depende del Poder Constitucional y el decreto citado no se aplica conveniente al principio de competencia del derecho. Por otra parte de la Constitución, el hecho implica una contravención al artículo 94 del Código Tributario, a los artículos 236 a 241 de la Ley 13.637 y al artículo 470 de la Ley 17.930.

Hubo faltas al artículo 10 de la Ley de Inclusión Financiera conveniente al suscripción de remuneraciones a funcionarios municipales sin la mediación de instituciones financieras o instrumentos de patrimonio electrónico. Incluso se ejecutaron asignaciones presupuestales que difieren con las disposiciones aprobadas en la modificación presupuestal. Al respecto, la IDM atribuyó el error al sistema contable SIFI.

El TC igualmente reparó en la carencia de declaraciones juradas por parte de proveedores de servicios contratados. La testimonio jurada sirve para controlar que las personas contratadas no ocupen dos empleos públicos simultáneamente, de acuerdo al artículo 32 de la Ley 19.923.

En el documento se constata que el inventario de acervo de propiedad de la intendencia no está “debidamente valuado, ni corresponde a la totalidad de los acervo”. La IDM contestó al TC que no han podido ingresar todos los datos al SIFI conveniente al masa de los acervo, pero advirtió que está en proceso la elaboración de una “contabilidad patrimonial”.

Configuración