Saltar al contenido
Towla 24

El privilegio de vacunarse (opinión)

abril 30, 2021

Cintia Smith | Opinión | Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno

“Cuando una pandemia avanza rápidamente, nadie estará exceptuado a menos que todo el mundo lo esté”, versa el eslogan del plan Covax.

Covax es uno de los pilares del acelerador de golpe a herramientas Covid-19 de la Estructura Mundial de la Vitalidad.

Es la única posibilidad verdaderamente mundial para la pandemia, porque procura respaldar que todas las personas en todos los rincones del mundo tengan golpe a las vacunas.

Este contagio mundial, sin precedentes en la historia flamante, nos lleva a enfrentarnos a nuestra propia fragilidad como especie.

 

 

Según el Johns Hopkins Coronavirus Resource Center llevamos a la aniversario más de 3 millones de muertes confirmadas oficialmente.

Un año a espaldas, algunos filósofos destacados comenzaron a reflexionar en tiempo existente para darle sentido a la crisis sanitaria.

Slavoj Zizek, afirmó que “todo esto indica claramente la requisito urgente de una reorganización de la heredad mundial que ya no esté a merced de los mecanismos del mercado“.

Gastado en perspectiva, suena más a una visión idealista que a los mecanismos “racionales” de toma de osadía de Gobiernos y personas que se inclinaron en el final año por el acaparamiento de vacunas.

Esta visión solidaria de Zizek, según los especialistas en epidemiología, tiene fundamento estudiado: los virus cambian constantemente a través de la mutación.

Actualmente, hay mutaciones bajo vigilancia exhaustiva: la británica B.1.1.7, la sudafricana B.1.351, la brasileña P1 y la flamante india B.1.617.

La complejidad de la mutación del coronavirus radica en que estas variantes parecen propagarse con anciano facilidad y presteza e inciden en la efectividad de las vacunas contra el Covid-19.

Pero mientras la aplicación de las mismas no se extienda territorialmente en escalera mundial, el engendro de mutación seguirá en incremento y las muertes además.

 

Inmunización COVID-19 en el mundo

Desde el punto de panorama geopolítico, las vacunas contra el Covid-19 se han convertido en una preeminencia para influir en la posición estratégica que cada país ocupa en la cargo mundial.

Estados Unidos, Reino Unido, China y Rusia han hecho del crecimiento de la vacuna una cuestión de reputación franquista y operación de inteligencia.

A fines del 2020, con un clase de vacunas a punto de ser aprobadas, muchos Gobiernos (incluido México) se apresuraron a afianzar el suministro a sus ciudadanos a través de acuerdos bilaterales con empresas farmacéuticas.

Al día de hoy, en nuestro País, aunque se comprometieron para marzo 51 millones de dosis, el Gobierno ha recibido el 35 por ciento de esta cantidad.

Los intereses comerciales de las empresas farmacéuticas, que estuvieron dispuestas a traicionar las vacunas con adelanto a su salida al mercado, no coincidieron con las agendas de los gobernantes de las potencias donde estos productos se desarrollan.

 

“La vacuna debería ser un derecho, pero a todas luces es el privilegio de radicar en el país correcto o poder desplazarse a éste para alcanzar a ella”.

 

Particularmente en Estados Unidos, Biden declaró: “Vamos a asegurarnos de que los estadounidenses sean atendidos primero, pero luego vamos a tratar de ayudar al resto del mundo“.

Trump implementó la Ley de Producción para la Defensa de 1950 para acelerar el crecimiento de vacunas.

Biden lo hizo para aumentar la producción de materiales utilizados en la fabricación de vacunas. Esto equivale a una prohibición de exportación.

El resultado de dar preferencia a los ciudadanos de países productores es la escasez mundial de vacunas y la proliferación de las mutaciones del virus.

Conclusión: como humanidad no entendimos nulo.

En los últimos días EL NORTE reportó que al menos uno de cada cuatro vacunados contra el Covid-19 en la frontera sur de Texas podrían ser turistas, principalmente mexicanos, que están pagando paquetes aéreos para ser inmunizados. ¿Es judicial? Sí. ¿Es equitativo? No.

Según el folleto, el tour vacunatorio cuesta en promedio 30 mil pesos por persona entre vuelos, hospedaje y otros gastos (sin contar la segunda dosis).

La vacuna debería ser un derecho, pero a todas luces es el privilegio de radicar en el país correcto o poder desplazarse a éste para alcanzar a ella.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER:

 

Configuración