Saltar al contenido
Towla 24

El Elon Musk chino que mueve los hilos de las ‘criptos’ y vendió su casa por más bitcoins

abril 27, 2021

“Imagínate quemando 500 millones de dólares. Demora, no lo imagines. Es actual”. Con ese mensaje Changpeng Zhao mostraba a sus seguidores y fans que su compañía había ‘molesto’ otra importante parte de los ‘tokens’ que maneja, concretamente la sigla más ingreso hasta la plazo por el número de monedas y el capacidad que habían conseguido al cambio, aunque dejaba claro que pronto la superará. Un texto cuanto menos atractivo, pero que no sorprende a los que conocen aceptablemente a este millonario y que le acerca a uno de sus grandes ídolos y a la vez competidores en el mundo de los empresarios hado: Elon Musk. Pero, ¿quién es Zhao o CZ como se hace gustar? Puede que su nombre no te suene si no estás muy metido en el mundo de las criptomonedas, pero te costará menos declarar el nombre de su empresa: Binance, el viejo ‘exchange’ de ‘criptos’ del planeta. Y puede que igualmente sea una de las más misteriosas.

Hace unos días todos veían con impresión cómo Coinbase se disparaba en su salida a bolsa, y dejaba unos últimos resultados que asustaban a cualquiera, pues Zhao, con los pocos datos que se conocen de su compañía, no le va a la trasera. Aunque Coinbase se considera, por historia y marca, el ‘exchange’ más importante a nivel integral y llevan 5 abriles más en el mercado, los de CZ le comen la tostada en diversos puntos y aparecen como la primera casa de cambio ‘cripto’ del mundo, según CoinMarketCap. Su masa de comercio está cerca de los 50.000 millones de dólares diarios, por los 3.000 de Coinbase y tiene siete veces más visitas semanales.

Llega el gran examen de las criptomonedas: por qué su futuro depende de Coinbase

Guillermo Cid

¿Cómo ha conseguido en tan poco tiempo igualar a la compañía líder en el mercado? Con un camino claro que ejemplifica su CEO: ser el costado canalla del sector, aunque ahora rivaliza igualmente con FTX en ese aspecto. Mientras Coinbase se ha convertido en lo más parecido a un ‘criptobanco’, ocupando el costado serio y formal, atrayendo incluso a los fondos institucionales más importantes, Binance sigue esa itinerario que respira la tecnología asiática de ir más rápido, ofrecer más, cobrar menos. A cambio, son menos transparente, cuidadosos y, quizá, seguros.

Los dos son ‘exchanges’ centralizados, y tienen un papel similar, funcionar como casas de cambio en las que comprar y entregar criptomonedas, e incluso se parecen en cómo sus fundadores y CEO son parte fundamental de la compañía, pero las diferencias se ven rápido. Por las 57 monedas y los 171 mercados que ofrece Coinbase, Binance llega a las 357 y 1198, una diferencia que se explica por las medidas mucho más flexibles para todo esquema que quiera entrar en el tienda chino. La asiática igualmente ofrece sus servicios en más países, cobra menos comisiones, ofrece una experiencia de adjudicatario más caótica y toma este mercado con una filosofía distinta, hasta a la hora de la transparencia. Mientras la primera destaca por dar muchos datos y detalles sobre su trabajo, la segunda se caracteriza por todo lo contrario.

Eso sí, Binance hace tiempo que dejó de ser simplemente un ‘exchange’. Tiene su propia moneda (Binance Coin) y sus propias Blockchains (que rivalizan ya con Ethereum), y no le tiembla el pulso a la hora de tirarse a la piscina con un esquema o movimiento. Hace solo unos días empezó a entregar un producto muy discutido por los reguladores como son las porciones de acciones ‘tokenizadas’ y va mucho más rápido a la hora de integrar temas como el ‘staking’, o el siempre delicado asunto de los pagos. ¿Con qué empresa empezó el plan de las acciones? Exacto, con Tesla.

Introducing tradable stock tokens on #Binance!

Trade digital tokens that represent fully backed shares of equity stock.

First stock token listing: @Tesla Inc. $TSLA

— Binance (@binance) April 12, 2021

El parecido de CZ y Musk es claro, pero la historia de este nuevo gigantesco chino que, según Bloomberg, generó 800 millones en 2020 y que tiene la tercera criptomoneda (BNB) más extenso de la ahora, va mucho más allá. Comienza en 2017 y hay poco muy interesante, el intriga a su cerca de es tal que es una empresa que aún, a día de hoy, no tiene sede oficial. Dice su CEO que no le hace errata.

Enigma y vida ‘gonzo’

Ese zaguero punto no es casual ni insignificante, sino que es otro visaje más de la empresa para marcar el camino que quiere seguir. Como Musk con Tesla o SpaceX, CZ no presenta Binance como un ocasión más, una empresa más en un competido entorno como es el de las casas de cambio. Búsqueda un cambio de prototipo, atravesar el sistema de en lo alto a debajo, romper esquemas. Y así lo explica su fundador, lo vive y lo usa de excusa.

CZ, como buen entusiasta de las criptomonedas, tiene una historia de descubrimiento personal y seducción de la tecnología criptográfica. Este programador de 44 abriles que, parece, vive en Shanghái, pero que ha pasado por diferentes países como Canadá tras la Revolución Cultural (un proceso que llevó a su padre, físico, a marcharse a Norteamérica) empezó a tocar este mundo en 2013, mientras trabajaba en Japón, e invirtió el 10% de todo su hacienda en bitcoins, empujado por varios miembros de las primeras comunidades del sector. Como expatriado, la forma de zanjar con las fronteras que ofrece esta tecnología le impresionó, tanto, que acabó vendiendo hasta su residencia en China, uno de los pocos beneficios que decía tener, para comprar más bitcoins y dejó su trabajo para consagrar su vida al ‘nuevo boleto’.

En 2017, viendo los problemas que tenían otras casas como el propio Coinbase para digerir el crecimiento de la demanda, decidió empujar aún más un esquema que tenía ya en marcha y editar Binance, aunque no de cualquier forma. Siguiendo el estilo más ‘cripto’ lo hizo con una ICO (una propuesta auténtico de criptomonedas) con la que recaudó 15 millones de dólares a cambio de 100 millones de Binance Coin, o BNB. La compañía se guardó otros 100 que ha ido poniendo en circulación o quemando. A día de hoy la capitalización de mercado del BNB llega a los 90.000 millones de dólares, y es la tercera moneda más musculoso del mercado, solo por detrás de Bitcoin y Ethereum. De ahí que las ‘quemas’ de BNB, que las efectúan los dueños del esquema con la idea de quitar esas monedas del mercado (vendrían a ser poco parecido a la recompra de acciones por parte de una empresa), tengan títulos tan abultados.

Imagine burning half a billion dollars, wait, don’t imagine. It’s actual. #BNB https://t.co/rMFbiufFSG

— CZ 🔶 Binance (@cz_binance) April 16, 2021

A burn achieve the same economic effects as an airdrop, with no need for as many tx on the blockchain, and more evenly distributed.

I am always surprised that few understand this. #bnb 🔥

— CZ 🔶 Binance (@cz_binance) April 16, 2021

Adicionalmente de la ICO, CZ igualmente ha defendido otros puntos importantes que lo han convertido en un esquema diferente. No tiene sede oficial, sino que en cada país donde opera construye su propio sistema lugar, no sabe cuántos trabajadores tiene, o no lo quiere asegurar, siquiera da muchos números sobre su producto y asegura que en pocos abriles convertirá Binance en una DAO descentralizada (una empresa manejada por un ‘software’). Como imagen de Binance, más allá de su fundador y CEO, es una especie de patrón ‘gonzo’. Lleva su logo tatuado en el cuerpo y dice tener todos sus ahorros, cuya sigla igualmente se desconoce, en activos criptográficos. No tiene boleto fiduciario, todo lo invierte para sostener este mercado y entre sus pocas propiedades no hay ni coches ni casas. Cero, solo lo estrictamente necesario en el mundo físico para sobrevivir.

Es verdad que ese afán por el mundo digital y el odio a las posesiones choca con su penetración empresarial. Binance adquirió en 2020 CoinMarketCap, una de las webs de información y consulta sobre criptomonedas más importantes del aeronave, por unos 400 millones de dólares y ahora asegura que para este 2021 puede anunciar otras 20 o 30 adquisiciones que conviertan Binance en una marca aún más gigantesco. “Soy uno de esos tipos que valoran la solvencia mucho más que poseer poco. De hecho, prefiero no tener nulo”, aseguraba en una entrevista en Bloomberg.

El repertorio con los reguladores, y con Elon Musk

Todo este intriga cerca de del esquema le ha llevado a un repertorio continuo con reguladores, rivales y, cómo no, con Elon Musk. La última gran nota en relación con esto es que han fichado a Brian Brooks como CEO de su empresa en Estados Unidos, un hombre que pasó por Coinbase y que igualmente trabajó en el equipo de Donald Trump como patriarca de la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC), el organismo encargado de custodiar los bancos nacionales en nombre del Sección del Caudal. Un hito que intenta demostrar que Binance se toma muy en serio los temas regulatorios, pero hay más.

La nota llegó un mes luego de que saliera publicado que Binance estaba siendo investigado por la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos de EEUU (CFTC) por permitir a ciudadanos de ese país comprar y entregar acciones y activos derivados para los que esta compañía no tenía permiso y que están prohibidos en el país sudaca. Las autoridades europeas igualmente siguen de cerca sus pasos, y ya han anunciado que están investigando la liquidación de acciones ‘tokenizadas’. Los problemas internos igualmente existen, y en los últimos días el propio CZ ha tenido que sacar un comunicado pidiendo perdón y asegurando que están trabajando para mejorar su atención al cliente.

CZ defiende que es una compañía rompedora y que por eso surgen problemas y roces con las autoridades, pero que su objetivo siempre es averiguar lo mejor para sus consumidores y cumplir las normas. Poco que recuerda en parte a Elon Musk, y hasta con él ha buscado cierto repertorio. En Twitter han tenido algún encontronazo por temas como el bienquerencia que tiene Musk al Dogecoin y la inversión que hizo en bitcoins desde Tesla. Para CZ, que permite el comercio con Doge desde su plataforma, no tenía sentido este movimiento, un comentario que provocó la respuesta del magnate estadounidense. El debate duró poco. Exacto luego de su respuesta, CZ le contestó que entendía su posición, que era un gran admirador suyo y que esperaba poder tomar una copa o hacer un ‘clubhouse’ juntos alguna vez.

Tesla’s action is not directly reflective of my opinion. Having some Bitcoin, which is simply a less dumb form of liquidity than cash, is adventurous enough for an S&P500 company.

— Elon Musk (@elonmusk) February 19, 2021

Yup, that’s what I thought/said. You clearly like $DOGE a lot personally, which is awesome. Really appreciate you pushing awareness of $DOGE, #BTC and crypto in generally. Big fan! Hope to get a drink or maybe Clubhouse session one day. Will be so psyched. 🙏🙏🙏

— CZ 🔶 Binance (@cz_binance) February 19, 2021

Por zaguero, siquiera ha esquivado los choques con su viejo rival, Coinbase. Los encontronazos han sido públicos, e incluso la casa de cambio estadounidense llegó a mencionar a la china específicamente en sus documentos ayer de salir a bolsa, dejando caer que no cumplen tan aceptablemente las normas como ellos. Por su parte, Binance ha añadido su influencia como segundo activo de bolsa ‘tokenizado’ tras Tesla en su plataforma, y el propio CZ hace un visaje continuo a sus rivales cada vez que fuego sus BNB.

Con la salida a bolsa, Brian Armstrong, CEO de Coinbase, ganó un buen boleto tras entregar parte de sus acciones, poco que el patrón chino dijo que nunca haría, y recuerda casi a diario. “El equipo de Binance tuvo una asignación del 40% del suministro total de BNB con la ICO, que vale un poco más de 37.000 millones de dólares a los precios (reducidos) de hoy. No hemos vendido ni un solo BNB hasta ahora, y no pretendemos hacerlo nunca. Lo quemaremos todo”, en su activa cuenta de Twitter unos días luego del movimiento de Armstrong.

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

Configuración