Saltar al contenido
Towla 24

El clásico de Medio Oriente – Opinión

abril 28, 2021

Si existiese algún deporte de azar donde uno pudiera sospechar dónde se desataría la próxima gran conflicto, estaríamos seguros de que la opción “Medio Oriente” pagaría poco. Los conflictos en la región no cesan nunca, y los más ilusos tenemos la sensación de que en cualquier momento puede deber un choque de titanes que ponga en vilo al mundo inconmovible. El flamante ida y envés de ataques entre Israel e Irán y los aliados de éste generaron un sinfín de especulaciones y de debates acerca de cómo puede terminar esta historia.

Uno de los acontecimientos internacionales más significativos del año pasado fue la normalización de las relaciones diplomáticas entre Israel y algunos países musulmanes. Hablamos de ello en este artículo, y mencionamos las condiciones y los motivos de esos históricos acuerdos.

Allí explicábamos, entre otras cosas, que, en buena medida, los acuerdos tenían que ver con el conflicto geopolítico que existe con Irán. El país de los ayatolas tiene problemas tanto con los Estados Unidos como con Arabia Saudita e Israel.

Seré breve: Estados Unidos es un objetivo mañana para Irán, que debe exceder a sus vecinos para pensar en amplio. La pulseada con Arabia Saudita, para enterarse quién manejará los hilos de los países musulmanes de la región, continúa, aunque en las sombras (influye en las guerras civiles de Yemen y Siria, por ejemplo) y sin difundir tanto revuelo.

Si hay un enemigo al que Irán amenaza abierta y contantemente, es Israel. En la retórica de los líderes militares y políticos, nunca faltan los mensajes que advierten sobre la inminente destrucción del país de los judíos. A los mensajes le siguen acciones: el apoyo a Hezbolá en el Líbano y el sur de Siria, a Hamás en paraje palestino o a Bashar Al-Assad en Siria le es fundamental para rodear de enemigos a Israel que, lógicamente, se defiende y ataca para no desaparecer del carta.

En esta ocasión, el Entre Ríos se comunicó con Mauro Enbe, universitario en estudios internacionales y Director Ejecutante del Centro de Investigación de Israel y Medio Oriente (CIMO), para poder comprender qué pasó en este extremo mes.

En primer motivo, como proporcionadamente explica Mauro, hay que aclarar que nunca dejó de deber tensión entre Irán e Israel. Pueden deber escaladas de conflicto y algunos oasis de calma, pero la conflicto subsidiaria no desaparece.

¿Qué ocurrió durante las últimas semanas? Israel concretó un ataque cibernético a la instalación nuclear de Natanz en Irán y otro ataque al buque iraní Saviz en el Mar Rojo, que se cree que servía de saco para la Urbano Revolucionaria Iraní. Todo ello en medio de un intento del gobierno sudaca por revitalizar el acuerdo nuclear con Irán y luego de que Menor Netanyahu acusara a Irán de deber hundido un carguero de Israel en marzo.

Irán respondió atacando un buque comercial israelí. Todavía en el Mar Rojo. A ello se le sumaron la caída de un misil proveniente de Siria (país en el que el ejército israelí actúa desde hace algunos abriles, atacando a posiciones de Hezbolá y de Irán) cerca de un reactor nuclear de Israel y los lanzamientos de cohetes provenientes desde la Franja de Lazo -controlada por Hamás-, los cuales recibieron una respuesta de parte de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

Los ataques a las embarcaciones entre unos y otros se justifican como respuestas de lo que el otro hizo antaño. En esta ocasión, se proxenetismo de una cuestión que ha escalado mucho recientemente, y que se refleja mejor en el ataque cibernético previamente mencionado.

¿Por qué atacó Israel a la central nuclear iraní? Allí Mauro contaba lo venidero: la maduro preocupación de Israel es que Irán se convierta en una potencia nuclear ¿Por qué? Por las constantes amenazas que existen alrededor de Israel. Si Irán consigue tener armas nucleares, cambia el recuento de poder en Medio Oriente. Pasaría a deber dos potencias con este tipo de armas (el otro es Israel, aunque no las tenga declaradas) e Irán contaría con una delantera extra: el tamaño de su paraje, que le permitiría sujetar al menos un guantazo, mientras que a la pequeña tierra prometida le costaría más sobreponerse.

Así es que concretó un ataque a la planta nuclear Natanz, atrasando durante varios meses el lucro de cósmico y las aspiraciones nucleares de Irán. El país persa dice querer avanzar con su software nuclear para alcanzar un maduro nivel de seguridad y para estar en condiciones de enfrentarse a Israel en una supuesta conflicto directa. Mientras tanto, actúa de modo inteligente. O no se adjudica los ataques que hace de modo directa, o avala con deshonestidad o manda a sus aliados a contestar por ellos. Eso sí, la retórica es la misma, y la suma de amenazas sobre futuros ataques a Israel se suman semana a semana.

En síntesis, el corto plazo nos ofrece más de lo mismo. Según Mauro, uno de los puntos salientes es la lucha marítima, ya que la inexistencia de frontera entre estos dos países puede trasladar una parte importante de la lucha alrededor de el mar. En el dilatado plazo, la historia puede dar un viraje si Irán, finalmente, pasa a tener armas nucleares. Y con un viraje me refiero a un conflicto directo y sin parangón entre uno y otro países.

Encima de darle sentido a las ofensivas y contraofensivas, o de especular sobre cómo puedan efectuar los dos protagonistas del superclásico de Medio Oriente, quedan algunos interrogantes que no podremos resolver ni predecir ¿Cuál será la postura del gobierno de Joe Biden frente a esta problemática? ¿Rebusca sellar acuerdos nucleares, como lo hizo Obama, o se vuelca en la defensa de irrestricta de Israel, como lo hizo Trump? ¿Arabia Saudita seguirá alentando a sus aliados a ordenar relaciones diplomáticas con Israel? ¿O tomará la posta y se aliará con Israel para aislar a Irán en la región? Los actores y el destino dirán como sigue la historia.

var magnificPopup = $.magnificPopup.instance;
(function(d, s, id, twid) {

var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];

// fb + common
if (!d.getElementById(id)) {
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.11&appId=217960314995872″;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}

// +1
js = d.createElement(s);
js.src=”https://apis.google.com/js/plusone.js”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);

// tweet
if (!d.getElementById(twid)) {
js = d.createElement(s); js.id = twid;
js.src=”https://platform.twitter.com/widgets.js”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}

}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’,’twitter-wjs’));

Configuración