Saltar al contenido
Towla 24

Día del Trabajo 2021: reconstruir y reactivar el empleo con diálogo social

mayo 1, 2021

América Latina ha sido, hasta el momento, la más golpeada del planeta en términos socioeconómicos y eso se debe, en singular, a condiciones preexistentes, como los altos niveles de informalidad y las brechas en los sistemas de protección social.

En 2021, el Día Internacional de los Trabajadores ofrece un panorama poco animador para América Latina: en poco más de un año de pandemia hemos trillado desaparecer 26 millones de empleos, 2,7 millones de empresas cerradas, aumento de la pobreza y de las desigualdades. En un año hemos retrocedido casi una división en indicadores importantes, como el combate al trabajo inmaduro y la décimo de las mujeres en el mercado gremial.

Enfrentamos un futuro gremial incierto oportuno a la persistencia de la emergencia en la región. América Latina ha sido, hasta el momento, la más golpeada del planeta en términos socioeconómicos y eso se debe, en singular, a condiciones preexistentes, como los altos niveles de informalidad y las brechas en los sistemas de protección social.

Le puede interesar: En marzo una mujer perdió el empleo por cada cuatro hombres que lo recuperaron

Cuando se declaró la emergencia, fuimos testigos de lo que pasa cuando las personas necesitan trabajar cada día para ingerir, como suele ocurrir en la informalidad, o cuando viven en lugares donde el confinamiento es ficticio. Fuimos testigos de lo que pasa cuando las personas necesitan cobertura de salubridad, pensiones, enfermedad, desempleo y no las encuentra.

Este 1º de mayo, es una ocasión para reflexionar sobre los enormes desafíos que nos esperan para curar las cicatrices y hacer frente al estrés postraumático que persistirá en nuestras sociedades y economías, cuando los casos disminuyan y se vislumbre con más claridad las perspectivas de recuperación.

La OIT defiende medidas ambiciosas para una recuperación económica centrada en el empleo y en las personas. Estas medidas deberían incluir, en primer espacio, el fortalecimiento de los sistemas de seguridad y salubridad. El espacio del trabajo nunca volverá a ser el mismo y la implementación de mecanismos adecuados para proteger, alertar y mitigar riesgos ocupacionales, es esencia para la reactivación económica segura y saludable.

En segundo espacio, es fundamental adaptar y ampliar la protección social. Las prestaciones sociales y auxilios han sido la primera hilera de defensa para los que perdieron sus ingresos y han sido un importante motor para estimular la actividad económica.

En tercer espacio, hay que avanzar en la formalización gremial, desear apoyo a empresas, en singular a las pymes, así como incrementar la inversión en políticas de expansión productivo, en el expansión de competencias para una transición digital competición e inclusiva.

Finalmente, la pandemia no puede ser una excusa para matar derechos laborales. Como mencionó el director normal de la OIT, Guy Ryder, el mundo del trabajo ya ha sacrificado mucho y nuestros títulos de rectitud social y los derechos fundamentales en el trabajo deben ser el pilar de la construcción de un futuro mejor.

La mejor forma de recorrer ese camino es juntos, con una organización de reconstrucción y reactivación del tejido social y financiero del país construida a través del diálogo social tripartito – gobierno, empleadores y trabajadores.

En este día del trabajo, la OIT hace un llamado a los líderes del mundo del trabajo en Colombia para que se restablezca la confianza y se fortalezca el diálogo social tripartito en un espíritu de corresponsabilidad con el futuro de su país, para recobrar mejor y avanzar en dirección a una sociedad más cohesionada e inclusiva, con más rectitud social y con trabajo digno. La OIT estará siempre letanía para apoyarles es esta recorrido.

* Director regional de la OIT para América Latina y El Caribe

Configuración