Saltar al contenido
Towla 24

Crítica de Otra ronda, protagonizada por un excelente Mads Mikkelsen

abril 9, 2021

Crítica de Otra ronda (Another Round), una película protagonizada por un excelente Mads Mikkelsen (Chaos Walking) y dirigida por Thomas Vinterberg (La caza).

Hoy nos toca hablaros de una película que es más compleja de lo que parece: Otra ronda es una cinta dirigida y co-escrita por Thomas Vinterberg conexo a Tobias Lindholm, que cuenta con dos nominaciones a los Oscar 2021 como mejor director y mejor película internacional. No habría estado de más siquiera nominar a un ocurrente Mads Mikkelsen, de quien Vinterberg ya sacó oro en la magnífica La caza allá por 2012.

Martin, Tommy, Peter y Nikolaj son cuatro amigos que ejercen como profesores de instituto y a los que les une cierto hueco existencial. Todos ellos se sienten desmotivados al tener que discutir con alumnos aburridos y familias indiferentes.

‘Another Round’ de Mads Mikkelsen recibirá un remake estadounidense con Leonardo DiCaprio

En pocas palabras, sienten que sus vidas no son relevantes sino más aceptablemente anodinas y carentes de estímulos. Así, deciden embarcarse en un indagación sociológico siguiendo la teoría del psiquiatra Finn Skårderud, quien determina que tener un contenido de trinque en cepa de 0.05 te hace más ser más creativo y estar más relajado.

Para que no se les vaya de las manos, acuerdan que su nivel de trinque en cepa nunca debe estar por encima de esa tasa y no deben tomar luego de las ocho de la tarde. Es afirmar, que deben evitar el “consumo recreativo” para fijar su objetivo en refutar o confirmar la teoría de Skårderud.

Esto implica, por supuesto, consumir trinque durante su trabajo, lo que les acarrea tantas alegrías como problemas. Su capacidad para empatizar con sus jóvenes alumnos se ve reforzada y recuperan el distinción por la enseñanza mientras que sus compañeros y supervisores se escandalizan.

Cuando comprueban que el indagación está siendo todo un éxito en sus vidas al sentirse más relajados tanto en lo profesional como en lo personal, el conjunto opta por ir un poco más y aumentar el contorno a 0.10 para comprobar cómo reaccionan sus cuerpos y mentes, lo que derivará rápidamente en un serio problema de dipsomanía por parte de todos sus integrantes.

Repasamos 10 comedias dramáticas que podrán plantarte una sonrisa con la misma facilidad con la que te arrancarán alguna lagrimilla con algunas de sus escenas.

Eviten la realización de este indagación en sus hogares sin supervisión

Apariencia con estrechez de miras, Otra ronda podría parecer una incitación al exageración del trinque, pero su mensaje cala mucho más profundo que esa primera sensación. Palabra sobre la pobreza, tremendamente humana y comprensible, de abrazar el felicidad de radicar, de “congraciarse” con uno mismo dejándose soportar para disfrutar de momentos especiales y, por supuesto, de romper corsés.

Ni que afirmar tiene que nadie puede radicar en un estado de turbación constante, al igual que una película no puede mantenerse en un culminación continuo, pero una experiencia básico plana y permanentemente contenida y/o reprimida no es más edificante.

Uno de los puntos fuertes de la película es precisamente su final, en el que Mikkelsen retoma su circunstancia de bailarín de forma apetecible. Es adicionalmente la parte más riguroso en cuanto a realización y un serio capricho como desenlace por todo lo suspensión. El resto de la película escudriñamiento la nacionalidad y cierta hilaridad además por medio de insertos que determinan el nivel el trinque en cepa del protagonista y su ademán en función de ella.


Vinterberg es un libretista y director que apela a la inteligencia del espectador para que lanzamiento sus propias conclusiones de Otra ronda: perspicacia con miopía, hay secuencias que pueden resultar escandalosas como esa en la que un profesor provee a un discente de bebida para que consiga exceder el interrupción que le impide afrontar un examen vocal.

Pero si conseguimos ver más allá de lo inmediato, la película acento tanto de los enseres “deseables” como de los “indeseables” del consumo del trinque: empezando por el ridículo social, la brecha natural o el daño físico de quien abusa de él y terminando por la homicidio.

Pretender que los jóvenes no beben cuando lo hacen a espaldas de los adultos es una forma más de esa miopía social que impide afrontar problemas como el dipsomanía en edades tempranas, un problemazo en Dinamarca.

Otra ronda abraza la polémica y abre varios debates muy interesantes sobre cómo somos y quiénes queremos ser. Nadie va a encontrarse a sí mismo en el fondo de un vaso de whisky pero qué agradable puede ser olvidarse del mundo y disfrutar del momento. Y ojo, que eso puede hacerse sin ingerir una podagra de trinque: lo mismo tendríamos que pensar más en la educación emocional, en el autoevaluación y en la potenciación de la autoestima, líneas todas ellas abiertas en el divisa de esta película.

Valoración

La nueva película de Thomas Vinterberg acento de romper las normas y de recuperar la ilusión de radicar. Quizás no sea políticamente correcto topar esta cuestión desde el consumo del trinque, dados los problemas que conlleva propasarse de él, pero es edificante redescubrir el poder de la desinhibición y el felicidad más mundano.

Lo mejor

El ocurrente Mads Mikkelsen y el hecho de que lo veamos en un culminación final valentísimo retomando su circunstancia de bailarín. ¡Magnífico!

Lo peor

La película puede parecer complaciente a la hora de denunciar las barbaridades que pueden hacerse cuando se abusa del trinque. Hay que pensarla.

Configuración