Saltar al contenido
Towla 24

Consejos para combatir la obesidad en tiempos de pandemia

abril 29, 2021

En la contemporaneidad, seis de cada diez españoles tienen exceso de peso, según la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). En concreto, cerca de de un 20-25% de la población sufre obesidad y un 30-35%, sobrepeso, de acuerdo con las estimaciones de esta entidad. Estos datos ponen de relieve un severo problema de salubridad, que, por otra parte, se ha manido acentuado por la contemporáneo pandemia, adecuado a los malos hábitos alimentarios adoptados durante el confinamiento y su mantenimiento en el tiempo.

El doctor Julio Maset, médico de Cinfa, recalca que “el sobrepeso y la obesidad ya eran por sí mismos una pandemia antiguamente de que llegara la covid-19, pero la situación social que vivimos desde hace un año ha añadido a la prescripción ingredientes para carencia saludables”.

Así, detalla que “el confinamiento, la descuido de opciones de ocio en el exógeno y las restricciones a la movilidad han ocasionado que pasemos más horas en casa y llevemos una vida menos activa. A esto se suma el hecho de que la ansiedad producida por la incertidumbre económica y sanitaria o el aburrimiento pueden hacernos engullir peor o picar más y consumir más bebidas alcohólicas o azucaradas. Por otra parte, pedir comida rápida a domicilio es ahora una destreza mucho más frecuente”.

Los riesgos para la salubridad que implica este damnificación de los hábitos de comida y entrenamiento físico son numerosos, ya que el sobrepeso y, especialmente, la obesidad, constituyen un hacedor de peligro para numerosas enfermedades. Entre ellas, se encuentran los trastornos cardiovasculares, la diabetes tipo 2, las enfermedades respiratorias, el colesterol suspensión y numerosos tipos de cáncer. “Siquiera debemos olvidar el impacto que el damnificación de los hábitos alimentarios tiene en los niños, tanto por la incidencia de la obesidad de niño como por el enseñanza que ellos hacen de lo que es una comida saludable”, recuerda el práctico de Cinfa.

Viejo peligro de covid-19 severo

Por otra parte, estudios actuales muestran que la obesidad es un hacedor de peligro en caso de contraer la enfermedad por covid-19. Esto supone longevo tasa de hospitalización, aumento de ingresos en UCI y el explicación de consecuencias graves para la salubridad, e incluso, la homicidio. “Por consiguiente, existen más razones que nunca para poner de nuestra parte y aprestar el exceso de peso con pautas de comida saludable y de vida activa. Es cierto que, en muchos casos, hemos tenido que renunciar nuestras rutinas de entrenamiento físico y hemos caído en una dieta poco nutritiva, pero siempre estamos a tiempo de darle una envés a la situación y, ahora que llega el buen tiempo, adoptar o retomar los hábitos adecuados”, indica el práctico de Cinfa.

Por ejemplo, puede ser una buena idea exprimir el longevo número de horas de luz y las temperaturas más cálidas para realizar deporte al céfiro soberano. “Podemos pasear, valer en bici, valer, corretear a pádel, hacer yoga en un parque o en la playa€ Lo que mejor se adapte a los gustos y circunstancias de cada persona, sin que la vida ni la forma física nos detengan”, sugiere el doctor Maset.

Respecto a cómo mejorar la comida, el práctico de Cinfa propone comenzar planificando aceptablemente la serie de la importación, con abundantes verduras, frutas y proteínas saludables, y evitando los productos menos adecuados. “Alimentarnos de una modo variada y equilibrada aumentará nuestro bienestar, disminuirá los riesgos por obesidad frente a la covid-19 y reforzará nuestro sistema inmune, cuya capacidad de plantar cara al coronavirus y otros gérmenes será mucho longevo. Y si tenemos niños pequeños, podemos involucrarles en la elaboración de esa serie de la importación y reafirmar una comida franco más sana”, concluye el práctico de Cinfa.

Diez consejos para poner freno al sobrepeso durante la pandemia

  • 1. Come de todo y en las cantidades adecuadas. Puesta por la dieta mediterránea, con un suspensión consumo de cereales, frutas, verduras y legumbres, elevada presencia del pescado y poco menos de carnes blancas y lácteos y un consumo bajo de carnes rojas. Además es recomendable que la ingesta de grasas sea de origen vegetal, como el unto inexplorado de oliva o los frutos secos.
  • 2. Evita los picoteos entre horas. Si realizas cinco comidas al día, te mantendrás saciado y remotamente de la refrigerador. Desayuna esforzado, almuerza, come aceptablemente, merienda y cena rápido, siguiendo horarios regulares y, si es posible, planificando con periodicidad semanal lo que tomarás en cada comida.
  • 3. Haz la serie de la importación con prelación. Es la mejor modo de asegurarte de que llenas tu refrigerador de alimentos saludables y, sobre todo, de no caer en las tentaciones que nos encontramos mientras empujamos el carrito del supermercado. Además es buena idea hacer la importación con el estómago satisfecho y marcarse un tiempo coto para llevarla a límite.
  • 4. No abuses de la comida rápida a domicilio. Generalmente, los menús típicos de las aplicaciones o servicios de comida a domicilio suelen ser ricos en grasas saturadas y carbohidratos y su valencia nutritivo, bajo. Intenta ceñir al exiguo la ingesta de comida rápida y, en su lado, investiga nuevas recetas de platos sabrosos, saludables y fáciles de preparar. Puedes involucrar a los niños tanto en la elaboración de la serie de la importación como a la hora de comprar o cocinar.
  • 5. Cocina sano. Puesta por técnicas como la cocción, el vapor, el horno o la plancha y evita en lo posible las frituras y las salsas. Y procura dejar la sal en el salero, así protegerás tu corazón. Puedes sustituirla por apio, vinagre, limonada o especias. Por otra parte, puedes dejar preparado un bol de frutas cortadas para que si te apetece “picar”, este plato ya lo tengas preparado y a mano.
  • 6. Hidrátate adecuadamente y modera el consumo de vino. Tu organismo precisa de unos dos litros diarios de líquidos para mantenerse en forma, y más ahora que vuelve el calor. Intenta escanciarse de seis a ocho vasos de agua al día, aunque asimismo puedes tomar zumos naturales -sin abusar-, infusiones y caldos. En la medida de lo posible, prescinde de las bebidas azucaradas y alcohólicas.
  • 7. Mantente activo. Con o sin pandemia, la batalla contra el sedentarismo comienza por tener la voluntad de moverse más en las acciones cotidianas del día a día, usando las escaleras en lado del elevador o desplazarnos andando y estacionar el automóvil. Y en primavera, no hay excusa para no practicar actividad física: valer en bici, valer, patinar, pasear, etc.
  • 8. No te pares ni en casa. Si estás confinado o en cuarentena, no tienes por qué renunciar al entrenamiento. Por ejemplo, puedes caminar en el interior de casa durante diez o quince minutos varias veces al día, robar o realizar tablas de ejercicios o estiramientos. Además puedes transigir a límite actividades como pilates, broma o aeróbic siguiendo vídeos en Internet. Por otra parte, practicar un hobby, aunque no suponga un pago calórico, te mantendrá distraído y alejado del picoteo.
  • 9. Duerme al menos ocho horas al día. El alivio es fundamental para nuestro cuerpo, pero, por otra parte, el insomnio y la descuido de sueño están relacionados con un longevo peligro de sobrepeso y obesidad. Por ello, manejo de tumbarse ocho horas al día y siguiendo siempre unos horarios regulares.
  • 10. Si tienes niños, no descuides su comida. Una comida correcta desde la infancia es determinante para protegernos de la obesidad, y es en esta vida cuando se adoptan los principales hábitos alimentarios, en los que la grupo cumple un papel crucial.
  •  
  •  
  •  
  •  
Configuración