Saltar al contenido

cómo el ‘rival verde’ del bitcoin revienta el mercado de discos duros

10 de junio de 2021

Es mediados de mayo y Elon Musk decide sacar su arma más letal, su Twitter. Desde su cuenta, hunde la cotización del bitcoin después de asegurar que Tesla deja de aceptar esta criptomoneda como medio de pago por su impacto en el medio ambiente. El minado contamina demasiado y eso no cuadra con la idea de la compañía de coches eléctricos por excelencia. El éxito de otro proyecto, llamado Chia Network, que se basa en un consumo más responsable de los recursos y que cuenta con el apoyo de grandes nombres, parece más cerca que nunca. Pero no es tan sencillo. Menos de un mes después de ese instante, su propio presidente ha tenido que aceptar un problema de base en su idea: su sistema, aunque consume menos recursos eléctricos, está reventando otro mercado generando toneladas de residuos.

En estos momentos, la moneda lanzada por la compañía Chia Network no para de caer y vive una gran paradoja. Por un lado, es uno de los modelos ‘eco’ del mercado más famosos y sólidos, tiene un método claro para que el consumo de energía sea mucho menor que en el caso del bitcoin, tras la idea está un empresario con trayectoria como Bram Cohen, creador de BitTorrent, está preparando su salida a bolsa y ha recaudado 61 millones de dólares en su última ronda de financiación, aumentando su valor hasta los 500 millones. Pero por el otro lado ha colapsado el mercado de los discos duros, ha encarecido su precio a nivel global y distintas voces aseguran que su forma de generar las monedas rompe estas memorias electrónicas en pocas semanas.

Foto: Foto: EFE. El verdadero talón de Aquiles de las ‘criptos’: todo el mundo depende de la minería china

Guillermo Cid

Gene Hoffman, presidente de Chia Network, con sede en Silicon Valley, ha sido el que ha admitido, tras las numerosas críticas, que su moneda ha “destruido la cadena de suministro a corto plazo”, pero niega que se convierta en un problema ambiental. Según explican en el portal New Scientist, Hoffman ha confesado estar sorprendido por la velocidad a la que ha crecido la capacidad dedicada a Chia y que es probable que esto cause interrupciones en la cadena de suministro durante algún tiempo. Eso sí, confía en que esto se corrija con el crecimiento de la producción por parte de los fabricantes. Pero ¿cómo han podido provocar un desabastecimiento global sin querer? Pues por el cambio que ofrecen respecto al bitcoin.

Mientras la moneda de Satoshi Nakamoto se genera con las llamadas ‘pruebas de esfuerzo’, Chia lo hace con ‘pruebas de espacio y tiempo’, con el objetivo de precisar menor potencia de cálculo y no dar ventaja a los mineros que tengan más máquinas y más potentes, pero lo que han generado es que todo el mundo se lance a hacerse con más almacenamiento. La explicación de Chia, llena de metáforas entre el mundo verde y las criptomonedas, se basa en que los ‘agricultores’ (así llaman a los mineros) ‘siembren’ espacio libre en el disco duro con ‘tierra’ de números criptográficos y así tener la oportunidad de ganar una parte de la criptomoneda XCH mientras se apuntala la red.

Básicamente, sustituyen el esfuerzo de las máquinas de bitcoin, que ganan más recompensas cuanto más rápido resuelven problemas por la capacidad. ¿El problema? Que igual que si tienes más máquinas minando bitcoins tienes más probabilidades de generar un nuevo bloque, si pones más almacenamiento al servicio de Chia tienes más opciones de recolectar sus monedas. Con esa idea, miles de ‘agricultores’ se han puesto a comprar terrenos sin parar, y lo peor, a ararlos hasta reventar. Informes recientes sugieren que la minería de Chia puede desgastar una SSD básica en cuestión de semanas, al reventar las costuras del ‘hardware’ con procesos de escritura y lectura costosos y continuos. El proveedor alemán de almacenamiento en la nube Hetzner ha ido más lejos y ha prohibido la minería de criptomonedas este mes después de que aumentara la demanda de Chia.

Ja es stimmt, wir haben die AGBs erweitert und Krypto-Mining verboten. Wir haben viele Bestellungen für unsere Server mit großen Festplatten erhalten. Dafür werden aber auch zunehmend große Storage-Boxen angemietet. Bei Storage-Boxen führt das zu Problemen 1/2

— Hetzner Online GmbH (@Hetzner_Online) May 19, 2021

Esto, claro, está provocando otro tipo de residuos con los que los creadores de esta moneda que eleva el concepto ‘green’ a su máxima expresión no contaban. Miles de dispositivos electrónicos agotados por la minería de una moneda que debía destacar por su buen hacer con el medio ambiente. Eso sí, también está generando un incentivo para otras compañías que ya han lanzado sus propios dispositivos especiales para minar Chia, y sus líderes siguen con un as bajo la manga: sea como sea, gastarán menos que el bitcoin.

¿Todo por consumir menos que el bitcoin?

Gente como Cohen ya ha usado sus redes sociales para mostrar su desacuerdo con la idea que se está moviendo de que su proyecto quema los discos duros. Según este empresario, el aumento de los precios, que se calcula ronda el 60%, no es tal, o dejará de serlo en poco tiempo, y su uso solo revienta los discos más antiguos. “No limpie sartenes antiadherentes con lana de acero, no limpie verduras con jabón y no use su teléfono como tope para una puerta. Estos no son argumentos en contra de la lana de acero, el jabón o los teléfonos, son pautas básicas sobre el uso adecuado de sus herramientas”, decía medio en broma medio en serio Cohen en su cuenta de Twitter. Es decir, para él, el problema no es Chia, es que se están usando herramientas no adecuadas para minarla.

For some odd reason the ‘Chia burns out hard drives!’ is getting repeated as the fashionable fud. This is odd, because for the most part it’s just plain wrong (thread)

— Bram Cohen (@bramcohen) May 16, 2021

Eso choca con otros análisis, como el de Rick Branson, que asegura que el crecimiento de Chia es insostenible para casi cualquier SSD. “Chia ha crecido casi un exabyte [974 PiB] en las últimas 24 horas. La escala de esto es difícil de comprender. La creación de gráficos a esta velocidad quema el equivalente a un SSD Samsung Evo de un TB cada tres segundos. Un exabyte equivale a 125.000 unidades de ocho TB o 25.000.000 dólares en unidades USB Seagate”. Unos números que mostrarían el hambre voraz de la moneda verde. Aunque lo más preocupante puede que sea cómo la ‘cripto’ que quería acabar con lo peor del bitcoin (la idea de que a mejores y más máquinas, más posibilidades de minar), en realidad, está apuntando a lo mismo.

Ante las críticas, que han provocado que el precio de la moneda caiga desde su récord de casi 1.600 dólares, y se mantenga desde hace unas semanas rondando los 700, Hoffman opta por ser menos meticuloso y va a los grandes números. Explica que incluso si todos los discos duros vendidos en un año (que podrían contener datos por un total de aproximadamente un zettabyte, o 1.000 millones de terabytes) se usaran exclusivamente para extraer Chia, aún usarían menos del 1% de la energía que actualmente usa bitcoin. Una creencia que aún no se puede apoyar en datos porque no hay suficiente información al respecto.

“Estoy bastante seguro de que si tuviéramos los siete zettabytes de almacenamiento [la cifra que se estima que tienen todos los discos duros repartidos por el mundo juntos], cada pieza de almacenamiento disponible seguiríamos consumiendo menos energía anualmente que el bitcoin”. Eso sí, reconoce que el crecimiento de Chia requerirá recursos importantes. “Francamente, un Tesla no es ecológico en comparación con ir en bici, pero todos sabemos cómo funcionan esas compensaciones”.