Saltar al contenido
Towla 24

Científicos plantean ocho medidas clave para evitar contagios por covid-19 a través del aire | Salud y Bienestar

abril 29, 2021

La covid-19 es una enfermedad que se puede transmitir a través del viento, mediante pequeñas partículas de saliva o fluido respiratorio emitidas por las personas al respirar, musitar, vociferar o toser.

Tal como recoge un artículo escrito por María Cruz Minguillón, científica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, el gran problema de los aerosoles emitidos por personas contagiadas es que se mantienen flotando en el viento durante minutos u horas, periodo en el que se pueden desplazar varios metros.

“En ambientes interiores mal ventilados, los aerosoles de una persona infecciosa se distribuyen por todo el espacio con el peligro de que otras personas se contagien al inhalarlos”, menciona la experta en la publicación compartida a través del sitio The Conversation.

Minguillón agrega que la transmisión a través de aerosoles, es opinar, partículas de saliva y fluido respiratorio, puede ocurrir a distancias cortas, lo cual es recogido por informes publicados a fines de 2020 por los Ministerios de Ciencia y Sanidad en España.

Por lo mismo, la investigadora sostiene que se debe cambiar la logística para hacer frente al virus.“Retener cuál es la principal forma de transmisión de la covid-19 es nuestra mejor aparejo para impedirla”, enfatiza.

En ese sentido, la científica argumenta que numerosas publicaciones científicos apuntan en dirección a ese sentido, incluyendo una editorial de la prestigiosa revista Nature en la cual se hace un llamado al cambio: “El coronavirus está en el viento: hay demasiado vehemencia en las superficies”.

Correcto a esto, un amplio colección de 100 científicos españoles, entre los que está precisamente Minguillón, ha manufacturado un lista de ocho puntos secreto que ayudarán a contraponer la pandemia. La carta, impulsada por el colección Aireamos, está dirigida a las autoridades competentes en España.

Las medidas prioritarias

1. Los expertos señalan que se debe identificar y retirar de circulación aquellas mascarillas que no sean eficaces. A su vez, es importante fijarse en su buen ajuste, ya que una mascarilla mal utilizada puede ver estrecha su aptitud en un 50%.

“En interiores compartidos, incluidos por supuesto los lugares de trabajo, hay que llevarla siempre, independientemente de la distancia entre personas”, señala.

2. Es importante promover actividades en el foráneo, para lo cual es vitalista que se facilite el uso de parques y jardines.

3. Se debe ventilar los espacios interiores con viento foráneo, ya sea con ventilación natural o mecánica.

“Incluso la OMS ha publicado recomendaciones sobre ventilación, aunque no expliquen aún con claridad cómo se producen los contagios”, sostiene.

4. Relacionado al punto precursor, es importante cronometrar el CO₂ en interiores para corroborar si la ventilación es adecuada. El CO₂ es emitido por las personas cercano a los aerosoles durante la respiración, por lo que funciona como un buen indicador de cuánto viento usado hay en un determinado punto.

5. Es necesario informar sobre la aptitud y posibles riesgos de las diversas tecnologías de ablución de viento que hay disponibles. En ese sentido, la mejor opción es el filtrado (los conocidos filtros HEPA) ya que eliminan eficazmente aerosoles respiratorios.

6. En la carta, los científicos mencionan que se debe prestar exclusivo atención a los centros educativos. “Son espacios con las características que propician los eventos de supercontagio: muchas personas, muchas horas diarias y ventilación en ocasiones deficiente”, advierten.

7. Los expertos agregan que se debe desarrollar y aplicar criterios, procedimientos y normativas claros y eficaces en la reducción del peligro de contagio.

“El primero puede ser un periferia de 700-800 ppm de CO₂ en interiores compartidos (hasta 1000 ppm si hay filtración suficiente)”, explican.

8. En tanto, los investigadores remarcan la importancia de entregar mensajes claros sobre cómo se transmite el covid-19, así como igualmente de cómo protegernos.

“Es imprescindible que la población comprenda la método de las normas para adoptar el comportamiento idóneo en cada situación”, explica.

Configuración