Saltar al contenido
Towla 24

Carta a Nayib Bukele: La soberbia versus la ciencia

abril 26, 2021

Ciudadano presidente:

Un presidente peleando con la ciencia y los científicos siempre se ve mal. Tal vez “el pueblo” se deja impresionar por un presidente que toma decisiones ágiles, en vez de procesar consultas con expertos y científicos que puede tomar su tiempo. Pero esto le da popularidad por un rato. A la larga se harán evidentes los errores y daños causados por la soberbia de un gobernador que desprecia la ciencia.

Recientemente, la Asamblea aprobó la Ley de Cáncer, luego de un arduo trabajo con médicos e investigadores. Al fin, uno de los desafíos de vigor pública tendrá instrumentos legales e institucionales para detectar y combatir a tiempo el cáncer. Pero usted, como ya ha dicho en manifiesto que ningún decreto emitido por la Asamblea saliente entraría en vigencia, mandó de regreso la Ley con observaciones. No la vetó, porque hasta usted se dio cuenta que impedir una ley en un tema tan delicado como el cáncer que cobra cientos de vidas cada mes tendría un costo político, porque lo desnudaría como insensible y negligente.

Pero las observaciones que usted hizo equivalen a un veto. Básicamente, son dos: Una, que no se necesita una ley específico para cada enfermedad. O sea, no se necesita una ley que mejore la detección temprana para estrechar la mortalidad del cáncer. La otra observación es que eliminen el Registro Doméstico del Cáncer, porque no es necesario.

Médicos, científicos e investigadores que participaron en la elaboración de la ley sostienen que estas dos observaciones equivalen a un veto, porque le quita a la reglamento los dientes y significaría “una condena a asesinato” para muchos pacientes de cáncer. Piden a la Asamblea reafirmar la ley innovador, desechando las observaciones. Esto urge, porque la próxima Asamblea con toda seguridad desechará esta ley.

¿Usted se quiere echar encima esta mancha de tener condenado a asesinato a cientos de pacientes cada año, cuyas vidas se podrían rescatar con los instrumentos legales e institucionales que da la Ley del Cáncer?

¿Por qué un presidente quiere impedir una Ley tan sensata y necesaria, contra todas las razones científicas? Usted ya lo dijo en manifiesto: Ninguna ley de la Asamblea saliente va a entrar en vigencia. Como esta es la voluntad del presidente, siquiera ningún representante de su gobierno, del Ocupación de Lozanía ni del Instituto Salvadoreño del Seguro Social hizo caso a las convocatorias de la Comisión de Lozanía de la Asamblea. Según usted, no se negocia con los corruptos que de todos modos ya perderían el control de la Asamblea. Su cinismo llegó al colmo cuando justificó sus observaciones (su veto de facto) con el hecho de que la Asamblea no tomó en cuenta las opiniones del gobierno.

Si la Ley del Cáncer no cobra vigencia con todos los dientes necesarios y con el Registro Doméstico del Cáncer, morirán salvadoreños que con la ley tendrían cura. El culpable sería usted, ciudadano presidente, y igualmente los diputados, si se dejan intimidar y hacen caso a sus observaciones.

Un presidente sensato estaría orgulloso de poder contar con expertos como el Dr. Jorge Panameño para el combate a covid-19 o el Dr. Raúl Lara para el combate contra el cáncer. Usted no. Usted piensa que no necesita consejos de expertos científicos.

En Alemania tenemos un dicho popular: “Der Hochmut kommt vor dem Fall”. Autónomamente traducido dice: La soberbia lleva a la caída. En el caso suyo, esta soberbia que le lleva a descartar los consejos y las advertencias de la ciencia, en algún momento lo va destruir.

Saludos, Paolo Luers

Configuración