Saltar al contenido
Towla 24

así es uno de los experimentos más antiguos del mundo

mayo 1, 2021

Publicado:


Sábado,
01 mayo, 2021
18:32

La Universidad de Michigan State lleva a promontorio uno de los experimentos científicos más antiguos del mundo. En 1879, el fitógrafo William James Beal enterró 20 botellas que guardaban 50 semillas de 21 especies de plantas diferentes, más de mil semillas en total en cada botella.

Cada 20 abriles, los investigadores de la Universidad desentierran una de estas botellas enterradas, una tarea a la que todavía le quedan varias décadas hasta que pueda darse por finalizada, estiman, en el año 2100. El objetivo de este estudio es memorizar cuánto tiempo tarde en desaparecer una mala hierba.

Para ello, Beal guardó estas semillas con arena, eliminando el agua y el música de la ecuación. Una vez se coge la botella correspondiente, se intentan nacer cada una de las semillas para ver cuántas se mantienen con vida.

El 21 de abril fue abierta la -de momento- última botella. Para amparar en secreto el ocasión en el que estas botellas están escondidas, la tarea se lleva a promontorio en fracción de la sombra, una tarea complicada que a veces se retraso correcto a la poca visibilidad.

En las primeras botellas que se extrajeron, florecieron varias especies de las semillas guardadas, poco que se ha ido desvaneciendo a medida que ha pasado el tiempo. Ahora, solo florece el Verbascum blattaria. Casi la fracción de las semillas guardadas de esta especie lograron florecer en el año 2000 pese a estar más de un siglo bajo tierra.

La investigación no acaba si una semilla no logra aflorar, ya que se estudia su ADN y ARN para memorizar si positivamente está muerta o si está tan dañada que no puede nacer.

Configuración